jueves 09.07.2020

Habrá cambios en Riazor

El partido ante el Sporting de Gijón del domingo 14 marcará un antes y un después con el férreo control impuesto por la Liga de Fútbol Profesional para prevenir contagios del Covid-19
El palco noble del estadio de Riazor cambiará su aspecto habitual y no habrá lleno como venía ocurriendo en los últimos duelos disputados por el Deportivo. Ahora, como mucho, será ocupado por seis personas | aec
El palco noble del estadio de Riazor cambiará su aspecto habitual y no habrá lleno como venía ocurriendo en los últimos duelos disputados por el Deportivo. Ahora, como mucho, será ocupado por seis personas | aec

Vuelve el fútbol a Riazor. La pelota comenzará a rodar el domingo día 14, para afrontar el duelo correspondiente a la 32ª jornada de Liga de Segunda División y será todo muy distinto a lo que venía siendo habitual. El ‘coliseo’ coruñés no se vestirá de gala como es habitual para recibir a sus aficionados en sus gradas, todo lo contrario.

Los asientos del Abanca Riazor estarán totalmente vacíos y los cánticos habituales de los Riazor Blues y del resto de las gradas no sonarán. El factor campo ya no juega en favor del equipo local.

Las férreas medidas de seguridad impuestas por la Liga de Fútbol Profesional, ya que estuvo peleando durante muchos días con el Consejo Superior de Deportes para que se retomara la competición, son muy duras. Tanto que habrá controles de la patronal futbolísticas para que se cumplan al pie de la letra por lo mucho que hay en juego.

Documento definitivo

En el documento que la LFP entregó al Consejo Superior de Deportes (CSD), después de estudiarlo y negociarlo con la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), se recoge al final del mismo un protocolo muy concreto y que es de obligado cumplimiento por parte de todos los clubes, ya en el mismo se detalla todos los planes de seguridad para conseguir que el balompié español evite cualquier contagio que ponga en peligro el desarrollo de la competición.

En dicho protocolo de actuación se dice incluso los directivos que pueden asistir al palco noble de Riazor, que sería 4 consejeros del Deportivo y dos del Sporting.

También en número de recogepelotas, que se reduce la cifra drásticamente, así como también se reduce el personal de seguridad (guardas jurados, policía, bomberos, Cruz Roja, etc.). También habrá una cuadrilla de limpieza, que se ocupará de desinfectar las zonas en las que haya contacto por parte del equipo (vestuarios) y palco, así como túnel de salida de los jugadores y otras zonas de uso común.

El Consejo Superior de Deportes ha sido muy rotundo a la hora de indicar que actuará de forma contundente si no se cumplen las medidas de seguridad establecidas por el Ministerio de Sanidad que, como se sabe, es la máxima autoridad de la Administración en el estado de Alarma, que hoy mismo se ampliará otros quince días más, si así se aprueba en el Congreso de los Diputados.

Ni que decir tiene que el que se reanude la competición es necesario por la supervivencia de los clubes, tal y como reconoció Javier Tebas, ya que es una de las condiciones para que las plataformas digitales no reclamen sus derechos televisivos.

A nadie se le escapa que los operadores, con el inicio de la competición, pueden tener un repunte importante en su negocio con la disputa de de la Primera y Segunda División, ya que todos los partidos serán a puerta cerrada y los aficionados solo podrán seguir a sus equipos por la televisión. l

Comentarios