lll

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La vergüenza marcó la última visita del Deportivo a Balaídos

La afición celeste invadió el césped de Balaídos a la conclusión del partido y provocó a los seguidores y jugadores blanquiazules, lo que obligó a la Policía a intervenir | aec
|

“De vergüenza”. Así tituló Dxt Campeón la crónica del último partido que disputaron el Celta B y el Deportivo el pasado 27 de marzo. Encuentro que tuvo lugar en Balaídos, donde la escuadra blanquiazul enterró cualquier opción de pelear por el ascenso directo a Segunda, tras perder 2-1 y quedarse a nueve puntos del Racing de Santander, y que dejó en evidencia a la afición y la plantilla celestes por el comportamiento de los jugadores olívicos y la invasión de campo, que obligó a intervenir a la Policía.
 

El Celta cambió el escenario inicial del duelo, que pasó del Municipal de Barreiro a Balaídos, y consiguió convocar a 9.000 espectadores. Algo más de 600 fueron aficionados blanquiazules, que presenciaron la sonrojante imagen que ofreció el Depor. Una deshonra a la que contribuyó Borja Jiménez con una novedosa propuesta que apenas había trabajado de refilón durante la semana.
 

El técnico alineó una defensa de cinco, con despropósitos como la ubicación de Diego Aguirre en el carril derecho, quien, a pierna cambiada, padeció un auténtico sufrimiento para detener el peligro que llegó por su banda.
 

William de Camargo y Rafa de Vicente se cayeron del once que había vencido a la Cultural Leonesa en Riazor una semana antes (2-1) y en la medular, por delante de Álex y Villares formaron Juergen y Soriano.
 

A las 12 minutos, y tras dos avisos claros, el Celta B ya mandaba 1-0 en el marcador con un gol de Fabricio.
Quiles empató en el 68’ de penalti y tres minutos después fue expulsado por un ‘piscinazo’ que le costó la segunda tarjeta amarilla.
 

Antes, el árbitro Alberola Rojas se había tragado una pena máxima de Carlos Domínguez por una mano clara.
Sin Quiles en el campo el Depor pasó de parecer que iba a darle la vuelta al encuentro a encajar el 2-1 en el minuto 87 con un tanto de Javi Gómez.
 

La polémica celebración de los celestes, sobre todo por parte de Gabri Veiga, con sus desplantes y provocaciones a los jugadores del Depor, las tanganas y la invasión de campo por parte de la afición olívica, terminaron por manchar un Celta B-Depor de vergüenza.

 

0-3 con un hat-trick de Miku en el primer enfrentamiento entre el filial del Celta y el cuadro coruñés en Vigo

El Depor solo ha visitado al Celta B en la liga en dos ocasiones. La primera tuvo lugar el 14 de marzo de 2021 en Barreiro en la penúltima jornada de la primera fase del curso 2020-21. 
 

Los coruñeses, que en la octava jornada habían sufrido su primera derrota del campeonato precisamente ante el filial celeste en Riazor (1-2), llegaban a este nuevo duelo obligados a ganar para mantener vivas sus opciones de pelear por el ascenso en la segunda fase (algo que finalmente no lograrían). El Depor ganó 0-3 en Barreiro con un hat-trick de Miku, que hasta ese partido no había visto portería y cerró el curso con siete dianas.

La vergüenza marcó la última visita del Deportivo a Balaídos