Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Un percebe blanquiazul ‘apañado’ en Brooklyn

Imagen del local hostelero Goose Barnacle (percebe) de Brooklyn | aec
|

En uno de los cinco barrios que integran la ciudad de Nueva York sobresale un rincón muy deportivista, el local Goose Barnacle —traducido como percebe—, regentado por un segudor blanquiazul incondicional como David Alperin.

IMG 20220509 WA0017 16373418


“Desde que tenía un año hasta los dieciocho mi hermana y yo pasábamos todos los veranos en Galicia y en los años noventa el Deportivo era un equipo grande; entonces yo era un aficionado apasionado por completo del Depor, me siento muy gallego”, presume.


Imagen editada



“Desde hace años estoy al frente de un local como el Barnacle, una tienda de conceptos, como a mí me gusta llamarla, donde puedes encontrar tanto ropa de hombre como joyería, arte. Goose Barnacle significa percebe en español, es un marisco muy difícil de extraer y por alguna razón crece en las rocas del noroeste de España; representa a Galicia y también a una de las últimas cosas que puedes tan frescas y sabrosas en el mar. Se convirtió en un símbolo para nuestras raíces gallegas, de toda la comunidad gallega emigrada”, destaca Alperin, quien resume la historia de superación de sus antepasados en Estados Unidos.


De niño era genial ser seguidor del Depor; era lo único que conocían aquí de A Coruña 



“Mi bisabuelo llegó a estas tierras porque las cosas en Galicia por aquel entonces no estaban nada bien a nivel de trabajo y calidad de vida; es una historia de trabajo, negocios e intentar mejorar su vida y la de su mujer y dos hijos. Somos 28 ahora mismo en la familia y nos reunimos siempre para comer los domingos, como verdaderos gallegos”, agregó.


Imagen editada



Este neoyorquino de corazón galaico y coruñés rememora sus vivencias infantiles en A Coruña, cuando cayó perdidamente enamorado de un equipo que revolucionó el espectro estatal, el Depor.


Imagen editada


“Aquellos veranos en Galicia, dos meses al año, eran todo para mí y la verdad es que estaba esperando todo el año para ir allí, jugar al fútbol con mis amigos en el parque; eran los años noventa y entonces era la época del ‘Superdepor’, un equipo que hizo historia con jugadores de la talla de Bebeto, Fran, Mauro Silva, Donato... Era el primer Deportivo que conocí y era impresionante. Logramos ser campeones de Liga, fuimos segundos, disputamos varios títulos, ganamos dos Copas del Rey, Supercopas...”, explica.

IMG 20220509 WA0024 16373844


“Para mí era fantástico ser seguidor del Deportivo porque cuando volvía a Estados Unidos lo único que conocían de A Coruña era al Deportivo; entonces viví tantas alegrías que me convertí en un seguidor del equipo para toda la vida, lo seguiría incluso en la cuarta categoría, me da igual, animo al Deportivo en cada partido, gane o pierda”, confiesa.


Decidí usar para nuestro equipo los colores blanco y azul, y diseñé el escudo 



Años más tarde, todavía con la espinita clavada de haber abandonado la práctica del ‘soccer’, David retomó la práctica de este deporte a orillas del Hudson.

Imagen editada


“Cuando era un niño y jugaba con el resto de los niños al fútbol en Coruña descubrí que tenía talento para este deporte, se me daba muy bien y todo lo que quería era jugar en el Deportivo. Era mi objetivo en la vida pero a los 22 años desistí, me arrepiento de ese día pero enseguida empecé a estudiar y a trabajar; hace unos años en Brooklyn un amigo me propuso montar un equipo de fútbol aquí y la verdad es que me apeteció mucho recuperar el terreno perdido; decidí usar para nuestro equipo los colores blanco y azul como tributo a este club al que quiero tanto. Diseñé el escudo, con influencias del RC Deportivo de La Coruña y de Galicia”, indica.


Imagen editada


“Sobre 2016 me di cuenta de que a través de Internet mucha gente entraba en contacto con nosotros y puse en marcha este bar, para seguidores del Deportivo, de la Liga, españoles en la zona... Está inspirado en el concepto de cafetería de España. Es un local para café, conversación, tomar una bebida tranquila... Podemos ver allí los partidos de la Liga y del Depor también; los neoyorquinos pueden conocer también el fútbol aquí”, concluyó. 

Un percebe blanquiazul ‘apañado’ en Brooklyn