Fernando Almendárez, una luna de miel en Riazor desde Honduras
lll
17º-23º

Fernando Almendárez, una luna de miel en Riazor desde Honduras


Usuario

A más de 8.000 kilómetros de distancia y a orillas del mar Caribe, un alma blanquiazul vela por el éxito del RC Deportivo de La Coruña desde Tegucigalpa (Honduras), Fernando Almendárez.


El pasado mes de enero pudo hacer su sueño realidad al desplazarse en su luna de miel —después de haber contraído matrimonio en octubre con su novia Kenia— y presenciar en directo en Riazor el partido entre el Depor y Unionistas, que curiosamente coincidió con el flamante estreno de Lucas Pérez en su cuarta etapa como blanquiazul.
 

“La televisión por cable es popular en mi país desde los años noventa pero también es cara; mis padres la contrataron en 1999 y desde ese momento comencé a ver la liga española con regularidad; pronto me enamoré del Deportivo, cuando todos mis amigos eran aficionados del Real Madrid o del Barcelona... era un equipo más humilde pero les plantaba cara a todos y era sensacional, tanto en España como en Europa”, detalla a este diario.
 

“Cuando la gente me veía por la calle con prendas del Deportivo pensaban que estaba loco, creo que era el único en Tegucigalpa en animar a este equipo que cada día me hace más feliz, incluso en la tercera categoría”, agregó.
 

Fernando3

Ferviente admirador de Juan Carlos Valerón y de Diego Tristán —cuando jugaba al fútbol soñaba ser un delantero de la talla del algabeño—, se planteó la odisea de movilizarse para un encuentro oficial de los herculinos y para ello qué mejor ocasión que su luna de miel.
 

“Mi suegra vive en un pueblo de Alicante y mi esposa ya había viajado a España en más ocasiones para visitarla; le comenté que sería excepcional aprovechar otro viaje para ir a España, y aunque la verdad es que es un destino caro desde aquí, nos lo planteamos en serio, siempre con una parada en A Coruña para ver a mi querido Deportivo; a mi mujer no le gusta demasiado el fútbol pero pronto entendió que era mi sueño y teníamos que hacer todo lo posible por cumplirlo, por lo que compramos tres entradas para el Depor-Unionistas y allí nos presentamos en la ciudad con nuestra hija”, narra.
 

Sus días en Galicia no fueron perfectos, habida cuenta de que la pequeña acusó tantas horas de viaje en avión y la fiebre le impidió estar presente en Riazor.
 

“Lamentablemente la niña se puso mal y mi esposa tuvo que quedarse con ella en el hotel, mientras yo fui a ver el partido del Deportivo... me emocioné mucho incluso en el camino hacia el estadio, a medida que me acercaba cientos de personas caminaban ataviadas con la ropa del club, hubo cánticos y un sentimiento de pertenencia que nunca había vivido y que nunca se me olvidará, en mi vida había sentido algo así en Honduras. Pensé inmediatamente que no estaba solo en el mundo”, bromea.
 

“La verdad es que todo lo que sentí durante más de noventa minutos trasciende a lo futbolístico, me pareció una auténtica locura la pasión con la que el deportivismo vive a su club, con 24.000 socios en esta categoría y un estadio con una entrada increíble”, dijo.
 

El azar posibilitó que el bautismo de gloria de Fernando en el templo herculino coincidiese con la puesta de largo de Lucas Pérez como nuevo jugador blanquiazul en un retorno más que sonado a nivel mundial. 
“Todo estaba planeado de antes pero fue perfecto, Lucas supuso un plus para el deportivismo en una tarde que nunca olvidaré; espero que nos pueda dar muchas alegrías”, indicó, al tiempo que confesó las esperanzas de ascenso que mantiene. “Creo que el equipo va a más y si empezamos a ganar fuera de casa lo tendremos más cerca”, precisó.
 

Durante su estancia en Marineda, este incondicional centroamericano tuvo el honor de conocer en persona al exdelegado blanquiazul Juan Ángel Barros Botana, ‘Barritos’, con el que departió con mesa y mantel de por medio.
 

Fernando2

 

“Nos presentó el propietario de la cafetería ‘El Prima’, Suso, y solo puedo contar maravillas de él; nos trató con mucha amabilidad a mi familia y a mí, invitándonos a cenar con él. No me lo podía creer, me contó infinidad de anécdotas de los tiempos de Champions League y de la conquista de títulos. Él también se sorprendió de que conociese algunos datos del Deportivo, pero la verdad es que me gusta mucho estudiar la historia del club, me documenté mucho desde los tiempos anteriores a 1999”, expresó.
 

Por último, Fernando Almendárez asegura que sin duda retornará a Riazor en los próximos años. “¿Si volveré a ver al Depor? La respuesta es un rotundo sí pese al esfuerzo y a los 4.000 euros del desplazamiento”, apostilló. 

Fernando Almendárez, una luna de miel en Riazor desde Honduras

Te puede interesar