Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Superlópez vuela en un duelo sin estrellas

Brook López dominó la pintura tanto en ataque como en defensa y batió su récord anotador en playoffs
|

Los Bucks se colocan con match ball a favor (3-2) tras superar por 123-112 a los Hawks en un quinto duelo de la final del Este huérfano de las megaestrellas de ambos equipos y que contó con un MVP sorprendente: Brook López.


Sorprendente por dos razones: tener delante a un rocoso defensor como Clint Capela y anotar 28 de sus 33 puntos (récord personal en playoffs) en la pintura, una zona a la que parecía haber cogido alergia en las últimas temporadas, instalando su juego casi más cerca del arco que del aro. Siete rebotes y 4 tapones completaron una hoja de servicios con el brillo añadido de un 14 de 18 en tiros de campo, 14 de 16 sin los dos triples que lanzó.


Y en la pintura edificaron los locales su tercer triunfo en la serie. Entre López y las penetraciones de un también magnífico Jrue Holiday (25 tantos, 6 capturas y 13 asistencias) martirizaron a los Hawks en el primer cuarto, en cuyo ecuador el marcador señalaba un contundente 22-7. Dos tiempos muertos de Nate McMillan no arreglaron el problema, que poco después alcanzó cotas de drama (30-10).


A partir de ese punto, los Bucks vivieron de rentas, sin conseguir romper el partido pero también sin padecer grandes sobresaltos: los Hawks no volverían a acercarse a menos de 7 puntos. Su cuarteto ejecutor, Bogdan Bogdanovic (28 tantos), John Collins (19), Danilo Gallinari (19) y Lou Williams (17) se quedó corto frente al rival, que completaron otro héroe inesperado, Bobby Portis (22 y 8 rebotes), y el mejor socio del MVP de los cursos 18/19 y 19/20, Khris Middleton (26, 13 y 8 pases de canasta).


La serie regresa a Atlanta, donde se rumorea que podría volver Trae Young, mientras que el concurso de Giannis Antetokounmpo, que milagrosamente no tiene daños estructurales en la rodilla izquierda, se antoja poco menos que imposible. 

Superlópez vuela en un duelo sin estrellas