Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Déjennos el deporte

|

Estos días, que se habla mucho de confinamiento domiciliario, de tercera ola, de cepas británica, surafricana, brasileña, en los que todos tenemos ese regusto amargo de las reminiscencias que duelen, de un no tan lejano mes de marzo que nos produce escalofríos... Lanzo una petición al aire: no nos quiten el deporte.

Mientras los deportistas federados necesitan ahora salvoconductos para volver a sus casas más allá de las 22 horas si vienen de entrenar o de competir, la amenaza de confinamientos, de restringir más el toque de queda pone en peligro la práctica deportiva individual.

Más allá del beneficio físico que supone el ejercicio, que en marzo tuvimos que aprender a hacer en nuestras casas y con lo puesto, está el aspecto mental, la necesaria desconexión que necesitamos de lo que nos rodea. No todos salimos a correr durante una hora, otros preferimos pasear, limpiar la cabeza, notar el aire fresco, aunque sea a través de una mascarilla.

El deporte es salud, es una forma de cuidarnos y el recluirnos de nuevo en casa, aunque en su momento vaya a terminar por ser la única manera de acabar con la transmisión comunitaria, debería permitir, al menos, una hora de ejercicio al aire libre.

No todo es deporte profesional, también está el que hacemos cada uno de nosotros, que nos alivia en el día a día, ese paseo matutino que necesitan nuestros mayores y que tampoco debemos quitarles. Piensen los políticos también en ellos, vayan más allá, permitirles salir, si es necesario de nuevo con un horario prioritario, es igualmente cuidarlos.

Déjennos el deporte. Por nosotros, por nuestra salud, mental y física, y porque sería una forma de aliviar un confinamiento que la pasada primavera pasó factura a muchos niveles más allá del económico.

 

Déjennos el deporte