Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

España pone un pie en los cuartos de final

Los jugadores españoles celebran el triunfo sobre la cancha del New Capital | Petr David Josek/POOL/efe
|

La selección española puso un pie en los cuartos de final del Mundial de Egipto, en un encuentro en el desarboló por completo a Alemania con una sensacional defensa en el tramo final de la segunda mitad.

El sobresaliente trabajo defensivo permitió a los Hispanos sobreponerse a un mal arranque de segundo tiempo, que dejó en nada las excelentes prestaciones que habían mostrado en la primera mitad.

Ni así se descompuso el equipo de Jordi Ribera, que, en una nueva muestra de madurez, reaccionó cuando peor pintaba el partido, cuando a los 42 minutos perdía por tres tantos (22-25).

España logró enjugar la desventaja con el paso a una defensa 6-0, liderada por unos imponentes Viran Morros y Gedeón Guardiola, y secundado por un no menos fenomenal Gonzalo Pérez de Vargas bajo los palos, que permitieron al conjunto español dar la vuelta al marcador con un demoledor parcial de 6-0.

La lucha de estilos, pese a la igualdad inicial, poco a poco fue decantándose a favor del equipo español, que aprovechó la frecuencia con la que los defensores germanos confunden la agresividad con una innecesaria dureza.

Tal y como le ocurrió a Firnhaber, quien en apenas diez minutos ya sumaba dos exclusiones, que Raúl Entrerríos no desaprovechó con dos pinceladas del inmenso talento que atesora para situar a España con dos goles de renta (6-4) a los once minutos.

La ventaja pareció activar todavía más a los Hispanos, que con su agresiva y profundísima defensa comenzaron a generar numerosos problemas al conjunto alemán.

Recursos
Donde no llegaron las piernas y los brazos de los defensores españoles siempre apareció la imponente figura del gallego Rodrigo Corrales, que con dos intervenciones consecutivas permitió a los de Jordi Ribera sacar a relucir su juego de contraataque para dar un nuevo paso adelante (9-6).

El combinado nacional no sólo sabe jugar a la carrera, sino también en ataque posicional, donde combinó las acciones de segunda línea, como el pivote Adrià Figueras, con el lanzamiento exterior.

Con dos trallazos de Joan Cañellas alcanzó a tres minutos para la conclusión del primer tiempo su máxima ventaja (15-11), diferencia que sólo la mala fortuna permitió a Alemania reducir al descanso (16-13).

Estas pequeñas desatenciones anticiparon la reacción alemana en el inicio de la segunda mitad, que no desaprovechó los desajustes ofensivos de España para igualar (18-18), liderado por Kai Hafner, que mostró tanto sus dotes de cañonero como de pasador.

A Hafner se sumo un clarividente Juri Knorr, que con sus medidos pases a los pivotes permitió no sólo mejorar notablemente a los germanos en ataque, sino situar a los de Alfred Gislason con una renta de tres goles (22-25).

Problemas a los que se unió la irrupción de Johannes Bitter bajo palos, que con sus paradas acabó por completar los problemas del equipo español.

Una más que inquietante situación que los de Jordi Ribera resolvieron, cómo no, apelando a la piedra sobre la que se han sustentado todos sus éxitos, la defensa. Esta vez no fue el 5-1 de la primera mitad, sino el clásico 6-0, que secó por completó al ataque alemán en nueve minutos sin anotar.

Remontada
España le dio la vuelta al marcador con un parcial de 6-0, que permitió a los de Jordi Ribera situarse con una renta de tres goles (28-25) a falta de nueve minutos para el final. En la remontada jugó un papel fundamental Gonzalo Pérez de Vargas, que con una nueva parada, una más, a falta de dos minutos, sentenció un triunfo que coloca a los Hispanos con un pie, sino con un pie y medio, en los cuartos de final.

España pone un pie en los cuartos de final