Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Los tres pinchazos del Depor

Lance del Racing de Ferrol-Deportivo disputado el pasado 13 de diciembre y que terminó con 1-1 en el marcador | daniel alexandre
|

El Juvenil A del Deportivo ha terminado la primera vuelta en segunda posición, a solo dos puntos de un Celta al que ganó en tierras viguesas. En nueve jornadas, el equipo de Óscar Gilsanz solo ha pinchado en tres partidos: la derrota (3-0) contra el Lugo en la primera jornada y los empates (1-1) contra Conxo Santiago y Racing de Ferrol a domicilio.

Antón Méndez, entrenador del Lugo, reconoce que “fue un partido completamente atípico porque fue en la jornada 1, después de ocho meses sin competir. Pese al 3-0, el partido estuvo muy igualado. Tuvimos la suerte de adelantarnos en una acción a balón parado con un gol olímpico y en una contra hicimos el 2-0 que nos dio mucha más confianza. El Depor tuvo una ocasión para hacer el 2-1 que pudo cambiar el partido, pero no consiguió recortar distancias y a falta de quince minutos metimos el 3-0. Reconozco que no hubo tanta diferencia en el juego como para el 3-0, pero estuvimos muy bien a nivel defensivo y encontrarnos con el 1-0 fue importante”.

El segundo pinchazo del Depor fue en la jornada 3 contra el Conxo Santiago de Jesús Mella. “Al Depor le pasó contra nosotros lo que al Celta ante el Val Miñor en la primera jornada. En esas primeras semanas eran equipos que no estaban rodados pero, como se está viendo en las últimas semanas, acabarán cogiendo velocidad de crucero. Nada más acabar el partido me quedó pena de no haber conseguido los tres puntos porque tuvimos un mano a mano clarísimo en el descuento que no aprovechamos. El Deportivo no tuvo grandes ocasiones en aquel partido”, explica Mella.

Por último, Stili analiza el Racing 1-1 Depor. “Plantexamos un partido no que practicamente o 100% do plan estaba baseado na organización defensiva. Valoramos dous posicionamentos: un alto e outro repregados de forma importante. Cando estábamos en bloque alto, tratamos de evitar que o Depor circulase entre os dous centrais eliminando ao central diestro, que contábamos que fose Trilli, e evitar a súa conexión cos mediocentros e con Peke. Nin Trilli nin Peke estiveron nese partido e, polo tanto, tivemos máis posibilidades de estar cerca de competir contra eles”. 

El técnico del Racing añade que “desde o bloque alto e cun 1-4-2-3-1 procuramos que o noso mediapunta controlara ao mediocentro do Depor máis próximo aos centrais e, á vez, se tiñamos eliminado ao central dereito co punta e o central esquerdo progresaba en conducción, freábamolo co mediapunta, que flotaba entre mediocentro e central”. 

Y continúa “En caso de que eles foran capaces de afundirnos, pasábamos a 1-4-4-2 lineal priorizando a defensa de espacios, sobre todo os exteriores, nos que o Deportivo manexa ben as situacións de tres para un, tres para dous con mobilidades de laterais en profundidade, situacións de dous para un dos extremos coa incorporación de lateral por fóra, de caídas do interior… Son mobilidades que equipos como Celta e Depor dominan e causan moitos problemas”. 

¿Cómo continuaba su planteamiento? “Axustábamos co central cercano a balón e defendíamos o dous para dous contra os seus dous xogadores restantes (extremo e lateral rivais) con interior e lateral, lateral e extremo ou interior e extremo. Dentro das nosas posibilidades fomos sentídonos cómodos coa esperanza de que a nosa organización defensiva nos permitira aguantar o maior número de minutos posibles sen encaixar e, a partir de aí, contraatacar.” 

“Se roubábamos e dependendo da zona de roubo e do xogador que roubaba, un dos que quedara por diante da pelota no 1-4-4-2 tiña que aparecer e o outro ir en profundidade. Procurábamos que tivera unha liña de pase por diante para aparecer nas descargas e xogar á espalda dos medios rivais e outro ir en profundidade”, añade.

El tanto del Racing fue clave. “Tivemos a sorte de facer un bo gol nunha acción dese tipo: boa recepción interior de Huguito e balón en profundidade para Leo. E desde o gol reforzamos a idea e controlamos os cambios de orientación unha vez que basculábamos, abrindo a distancia entre central e lateral, para evitar a mobilidade exterior dos tres xogadores rivais mencionados”.

Sobre las diferencias Depor-Celta, Stili indica que “o Celta ten un paso máis que o Depor na fase ofensiva: ten máis interiorizados os roles, máis mecanizadas as mobilidades. O Depor, a través de contraataque e de traballar máis a súa fase defensiva, fíxolle dano no partido que xogaron".

Los tres pinchazos del Depor