miércoles 11.12.2019

¿Y el proyecto?

Juan Antonio Anquela, como hombre de fútbol, sabe desde hace tiempo que sus días estaban contados como entrenador del Depor. No porque sea el culpable de la situación, para nada. Antes de señalarlo a él había que empezar desde arriba hasta abajo. Él solo es víctima de la falta de proyecto deportivo del propio consejo, que lejos de cambiar el desastre que dejaron los anteriores dirigentes, apostó por la continuidad.

Anquela dice que sufre de igual modo que cualquier aficionado deportivista por la lamentable imagen que ofrece su equipo. Ahí se equivoca. No está aquí para purgar las penas de los seguidores, si no para tratar de que sus jugadores dejen de hacer el ridículo y poner al equipo en posiciones que permitan luchar el ascenso. En una palabra, ilusionar.

Ahora el míster paga los pecados de su director deportivo, que no acertó –una temporada más– en el mercado o, simplemente eligiendo a un entrenador del perfil del andaluz, que no ‘conectó’ con lo que el aficionado en general espera del Depor. No habrá tranquilidad en el entorno. Ni Zas ni su consejo, y mucho menos Del Pozo, invitan al optimismo. Se han convertido en objetivos. La serenidad llegaría con buenos resultados, pero la plantilla genera dudas con jugadores incapaces de dar un paso al frente en toda esta crisis.

¿Y el proyecto?
Comentarios