domingo 29.03.2020

Dos guerras pararon el Tour, ¿lo conseguirá el Covid-19?

A día de hoy, la organización mantiene las fechas: del 27 de junio al 19 de julio
La ‘grand boucle’ significa mucho para el mundo del ciclismo y toda la sociedad francesa  | GUILLAUME HORCAJUELO
La ‘grand boucle’ significa mucho para el mundo del ciclismo y toda la sociedad francesa | GUILLAUME HORCAJUELO

Después de los aplazamientos de las grandes citas del deporte mundial, y en especial del calendario ciclista hasta nuevo aviso, el mundo del deporte y del pedal gira la mirada hacia la carrera de las carreras, el Tour de Francia. Solo las dos grandes guerras del siglo XX consiguieron pararlo. ¿Lo conseguirá ahora la pandemia del Covid-19?

“El Tour es el Tour”. Esa corta frase significa mucho para el ciclismo y toda la sociedad francesa. La organización espera, reflexiona, mira las cifras diarias de la pandemia, estudia cada minuto de cada día, pero a día de hoy se mantiene la fecha de la celebración: del 27 de junio al 19 de julio.

El azote del coronavirus ha destrozado el calendario ciclista. No habrá Giro, ni clásicas, los Juegos han claudicado. Pero el Tour aguanta mientras el ciclismo tiembla. Un deporte que vive de los patrocinadores se sacude por los cuatro costados. Los equipos ven las orejas al lobo, los organizadores frustrados, y los ciclistas se entrenan en casa.

Si existe alguna unanimidad en el mundo del ciclismo, se refiere a la necesidad de suspender las pruebas que hagan falta porque la prioridad es la salud mundial. Así se ha manifestado el pelotón, que acepta la situación excepcional.

Solo las bombas han parado la ‘grand boucle’. La I Gran Guerra lo detuvo entre 1915 y 1918, y la II Guerra Mundial entre 1940 y 1946. El virus bélico fue implacable para Francia.

Mientras se esperan acontecimientos, la ministra de Deportes gala, Roxana Maracineanu, ha defendido la importancia del Tour, y entre el Gobierno y la organización de la carrera, ASO, se buscan opciones, otros planes, que podrían pasar por una versión simplificada y con una distancia de seguridad entre el público y la caravana ciclista.

Los ciclistas en Bélgica y en algunos otros países europeos todavía pueden entrenar al aire libre, pero los italianos, españoles y franceses, no.

Los equipos y sus patrocinadores. Otro cantar. “ Si no hay Tour, todo el modelo de ciclismo puede colapsar”, indica el patrón del Deceuninck, Patrick Lefevere.

La Vuelta, optimista
Mientras, Javier Guillén, director de la Vuelta a España, muestra “preocupación” por el coronavirus, pero asegura que la organización “está trabajando con la idea de que se va a disputar”.

“Estoy preocupado por todo lo que está pasando, pero antes que nada desde el punto de vista humano. Tenemos que estar preparados, por eso transmito ilusión y ganas en estos tiempos difíciles, y puedo asegurar que estamos todos más coordinados y unidos que nunca para hacer una gran Vuelta 2020, la mejor de la historia”, agrega.

Comentarios