Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Cincuenta años de una final de Copa

|

En esta ocasión los lectores de dxt campeón me van a perdonar que escriba sobre un acontecimiento deportivo del que ayer, 5 de agosto, se han cumplido cincuenta años y que ha dejado en mí unos recuerdos que todavía perduran.
 

Corría la temporada 71/72 y ese día se celebraba la final de la Copa de La Coruña de fútbol modesto. Esa tarde el campo de La Granja en el que se habían colocado unas gradas metálicas supletorias -aquel año no pudo disputarse en Riazor por las malas condiciones del terreno- se encontraba abarrotado de público desde una hora antes del comienzo del partido, que según la prensa del día siguiente se cifraba en unos seis mil espectadores. Los contendientes eran el Español SD y el Imperator OAR, equipos de la Primera División de Modestos -al Español se le llamaba el Real Madrid de los modestos- y el Imperator presidido por Ripoll era uno de los equipos punteros de aquellos años. Ambos  llegaban a la final después de eliminar en semifinales al Laracha y al Victoria, respectivamente.
 

Al inicio del partido se le tributó un sencillo homenaje al ‘histórico’ árbitro Uribarri, que hizo el saque de honor. El partido había sido dirigido por el colegiado Ramos Nimo, que sin hacer un buen arbitraje, no influyó en el resultado. El Español dirigido por García Sordo tenía las bajas de buenos jugadores como su capitán Pereda o Nacho, pero pudo contar con Pousada que vino en avión desde Barcelona para este partido. Por su parte el Imperator dirigido por Pedro Vieites como jugador-entrenador, tenía su plantilla de titulares al completo.
 

Empezaron dominando los jugadores españolistas, que se pusieron por delante con un gol de Castro. En la segunda parte el Imperator reaccionó y Ribera, en falta directa, consigue el empate, lo que hace que el partido se ponga muy interesante. Finalmente es el Imperator el que se lleva el gato al agua, con goles de Francho y Manolo Mariñas.
 

No sería un partido de gran calidad por el respecto que se tenían los jugadores de ambos equipos, con figuras que seguramente muchos de ellos hoy serían jugadores profesionales. Se rumoreaba entonces que Eduardo Toba, entrenador del Oviedo quería llevarse a Quisco, Tino y Togores del Imperator. En el otro bando, José Luis Rey Pousada acababa de fichar nada más ni nada menos que por todo un Barcelona.
 

Quede constancia de los jugadores que disputaron este partido. Español: Amo; C. Seijo, Chicho, Calaza; M. Pousada, Tono; P. Seijo, Castro, J. L. Pousada, Pan y Suárez. Imperator: Miguel; Tino, Puga, Sanchís; Quisco, Togores; Francho, Pedro Vieites, Celso (Miguel), Rivera y Mariñas (Suso).
 

Sirva este artículo como reconocimiento a un tiempo pasado en el que el fútbol modesto coruñés era el vivero de los equipos del fútbol profesional. Cincuenta años después los clubes modestos se han adaptado a las circunstancias y centran su labor en los más jóvenes, cumpliendo así una meritoria función social.

Cincuenta años de una final de Copa