martes 25.02.2020

“Mi sensación tras las tres rojas era de resignación”

Juan Riveiro, entrenador del conjunto verdiblanco, fue uno de los tres expulsados de su equipo en el partido ante el Silva que terminó 1-1
Juan Riveiro, entrenador del Paiosaco | raúl lopez
Juan Riveiro, entrenador del Paiosaco | raúl lopez

“No me lo creía”. Juan Riveiro no daba crédito cuando Alexandre López Vila le enseñaba la segunda tarjeta amarilla en menos de un minuto a Rama, portero y capitán del Paiosaco. “En la situación en la que estamos (su equipo es último) es muy difícil ganar un partido y este lo teníamos de cara tanto por el marcador como por el juego”. El conjunto verdiblanco se quedó con diez en el minuto 31 cuando ganaba por 1-0. El Silva empató en el 81 y se llevó un punto de A Porta Santa.

“Pensé que lo expulsaba por pérdida de tiempo”, indica Juan, entrenador del equipo peisaqués. “Después me enteré de que un rival casi le da una patada en la cara. Conozco a Rama desde hace cinco años y sé cómo es, que tiene temperamento, pero el árbitro lo expulsó por algo que escuchó y no vio, por algo que Rama no dijo. Afrontar un nuevo partido en inferioridad numérica era un lastre tremendo”.

El asistente me dijo: me da igual cargarme a cinco y a ti el primero

En la misma acción, Juanma, que estaba en el banquillo, vio la tarjeta roja directa. “Lo único que dijo Juanma fue: parece que te da igual. El árbitro lo expulsó a instancia del asistente”. Y cinco minutos después, Juan Riveiro también fue expulsado por doble amarilla. “Le dije al árbitro que él era el juez y que su asistente me estaba buscando desde el inicio del partido. A los cinco minutos hubo una protesta desde nuestro banquillo y me dijo: me da igual cargarme a cinco y a ti el primero. A partir de ahí, cada uno que deduzca lo que quiera. Sé a lo que me arriesgo pero me parece que se han cargado el partido. Las disculpas a posteriori y decirme que la situación era muy tensa me tiran de un pie. A ellos les pagan por arbitrar”.

Sobre la expulsión de Rama que trazó un punto de inflexión en el desarrollo del encuentro, Juan indica que “un árbitro con tablas se iría al medio del campo después de sacar la primera tarjeta amarilla dijese lo que dijese el portero. Otra cosa es que, minutos después, continuase protestando y gritando”. 

Sé a lo que me arriesgo pero los árbitros se han cargado un partido

Aún así el técnico del Paiosaco asegura que “si creyese que los árbitros actúan de mala fe tendría que dejar este deporte, pero llega un momento en el que todo esto duele y cuando no te mata el fútbol, te matan los árbitros”.

¿Cómo fue el cara a cara con sus jugadores en el descanso? “Me encontré a un equipo muy nervioso y en contra el árbitro. Les dije que no servía de nada. Teníamos 45 minutos por delante e íbamos ganando 1-0. Uno de mis futbolistas, de los más cavales de la plantilla, dijo: está claro que non nos queren en Terceira”. Juan Riveiro vio toda la segunda parte desde el tejado de los vestuarios. “Me recordó a una época en la que grababa los partidos del Fabril desde arriba. Después de las tres rojas, en la segunda parte estuve tranquilo y resignado”.

¿Le gustó el Paiosaco del último partido a Juan Riveiro? M”e recordó al Paiosaco de la temporada pasada: activo, concentrado, presionante, muy coral, con todos los jugadores ayudándose entre sí. Así éramos y así fuimos contra el Silva. Hasta el 1-1 confié en que el partido podía caer de nuestro lado porque sobre el campo había un equipo que tenía espíritu competitivo”, zanja el técnico verdiblanco.

“Mi sensación tras las tres rojas era de resignación”
Comentarios