miércoles 18.09.2019

Mouriño y el Ayuntamiento

“Vamos a soñar. Qué va a pasar con este campo si nos clasificamos para la Europa League”, se preguntó el dirigente celeste y explicó que “habrá que buscar alternativas” al estadio de Balaídos
El presidente del Real Club Celta de Vigo Carlos Mouriño, se reunió con los medios de comunicación para informar sobre la temporada que comienza | EFE/Salvador Sas
El presidente del Real Club Celta de Vigo Carlos Mouriño, se reunió con los medios de comunicación para informar sobre la temporada que comienza | EFE/Salvador Sas

El presidente y máximo accionista del Celta de Vigo, Carlos Mouriño, insistió en que su club tiene “un problema grave” con el estadio de Balaídos, acusó al ayuntamiento de “mentir fuertemente” sobre el estado de las obras, y advirtió que ahora mismo no cumple los requisitos mínimos de iluminación exigidos por la UEFA para jugar una competición europea. “Vamos a soñar. Qué va a pasar con este campo si nos clasificamos para la Europa League”, se preguntó el dirigente celeste. “Si logramos esa clasificación, dentro de seis meses tendremos que empezar a buscar alternativas a Balaídos. Si nuestro estadio, tenemos que buscar otros campos porque aquí se incumple el tema de la iluminación”, añadió.

Mouriño recordó que el alcalde de Vigo, Abel Caballero, prometió a la UEFA mejorar las deficiencias de iluminación cuando el equipo dirigido entonces por Eduardo Berizzo alcanzó las semifinales del torneo continental. “Aquí se habla del Guggenheim, del mejor estadio del mundo... pero la realidad es que Balaídos no es un estadio cómodo. Es un absurdo hacer una grada nueva. Primero que se pongan las cubierta que se dijeron que se iban a poner. Dejémonos de palabras grandilocuentes y vayamos a lo sencillo”, insistió Mouriño.

El dirigente reveló que el Celta fue “expulsado” de las comisiones de seguimiento de las obras del estadio, y afirmó que el convenio firmado en su día está “invalidado” porque el ayuntamiento no respetó lo acordado.

“Los convenios alcanzados en privado no se han cumplido nunca. ¿A qué nos están obligando? La respuesta siempre ha sido no a las tres opciones planteadas: compra de Balaídos, convenio y licencia para construir un nuevo estadio. La reforma se va a ir a 50 millones y se empezó hablando de 30”, manifestó.

Mouriño reconoció que las obras de construcción de la nueva ciudad deportiva, en la localidad vecina de Mos, sufrió “un retraso importante” por la aparición de restos arqueológicos, de 2.560 años antes de cristo. “Los arqueólogos han hecho un trabajo muy minucioso y las dudas están despejadas. En breve tendremos la licencia definitiva. Nos encantaría que apareciesen vestigios para tener una zona arqueológica en la ciudad deportiva. Sería el culmen”, subrayó.

Muy ilusionado

Carlos Mouriño no dudó en señalar a la actual plantilla como “la más ilusionante” de las que han confeccionado desde que asumió la presidencia del Celta de Vigo en junio de 2006.

“Todas las plantillas las hacemos con la máxima ilusión, pero esta es la más ilusionante por lo que representó. Pero una cosa es confeccionar sobre el papel y luego lo que pase en el campo. Pero sí que es el equipo más ilusionante de los que hemos confeccionado”, declaró el máximo accionista del club durante su comparecencia ante la prensa.

Mouriño dijo que la llegada de Rafinha, Pape Cheikh, Denis Suárez y Santi Mina ha generado una enorme expectación en el celtismo, aunque él prefiere ser cauto y no marcarse Europa como objetivo.

“Me equivoqué tremendamente el año pasado cuando dije que teníamos un equipo que podía disputar UEFA, y no voy a hacerlo de nuevo. Creemos que tenemos un equipo bueno, pero lo primero que tenemos que exigirles son los 40 y tantos puntos de la permanencia. A partir de ahí, si podemos soñar sería muy bueno”, indicó.

Rafinha, lesionado

También confirmó que Rafinha, cedido hasta junio por el Barcelona, continuará la próxima temporada jugando en Balaídos si así lo desea, y confirmó que las negociaciones para la ampliación de contrato de Brais Méndez están paradas.

“Siempre que Rafinha quiera y el Celta esté dispuesto esa posibilidad existe. Solo depende de él y de nosotros unir nuestras vidas durante muchos años”. Rafinha estará “unas dos semanas de baja” por una rotura fibrilar de grado I en el sóleo de su pierna izquierda.

Mouriño concluyó lanzando un dardo a los representantes de Brais Méndez. “Teníamos acordado un aumento de su ficha que primero aceptaron y en el momento de la firma no”, dijo el presidente celeste.

Comentarios