domingo 9/8/20

Los últimos tres goles blanquiazules, firmados por el pucelano

Quique marcó ante el Oviedo fuera y dos al Alcorcón en casa

El ariete vallisoletano ha recuperado el olfato goleador  | patricia g. fraga
El ariete vallisoletano ha recuperado el olfato goleador | patricia g. fraga

Quique González, actual pichichi blanquiazul con 14 dianas en su haber, ha afinado su puntería en las últimas jornadas, en las que ha sido el autor de los goles del Deportivo.

Dentro de la escasa proyección ofensiva del cuadro herculino (tres tantos en los últimos seis partidos) todos ellos han llevado su rúbrica. 

Fue bigoleador en la jornada 28 ante el Alcorcón, en un encuentro en el que los coruñeses dejaron escapar los tres puntos, tras ver como Casadesús empataba al filo del tiempo reglamentario (2-2).
Después de dos partidos en los que los coruñeses no vieron puerta (derrota por la mínima ante Las Palmas y tablas sin goles frente al Amería) volvió a aumentar su casillero de dianas el pucelano.

Regreso de Carlos
Coincidió su nuevo tanto con la vuelta de Carlos Fernández, más de dos meses lesionado debido a una recaída en sus problemas musculares.

Precisamente fue el ariete sevillano, uno de sus mejores socios en el ataque, el que le sirvió una gran asistencia con la que los herculinos firmaba el empate en el Carlos Tartiere ante el Real Oviedo (1-1).

No obstante, las sombras volvieron a llegar a la proyección ofensiva la última jornada ante el Rayo Majadahonda, contra el que el Deportivo claudicó de forma incontestable y que, a la postre, supuso el cese de Natxo González como técnico blanquiazul.

La mala suerte ha querido que justamente Carlos Fernández se haya vuelto a lastimar tras el choque ante el cuadro majariego, como en su última lesión, tras la que reaparecía en el Abanca Riazor.

Rota la estadística
Hasta el partido de la pasada jornada, la coincidencia de Quique y Carlos sobre el verde era sinónimo de éxito para los intereses de los coruñeses. 

El Deportivo había sumado 27 de los 39 puntos posibles cuando el pucelano y el nervionense estaban juntos. Siete triunfos y seis empates, por ninguna derrota. Una estadística que saltó por los aires con la derrota ante el Rayo Majadahonda, en la que fue, además, la segunda como local de los herculinos.

Nueva ausencia
Además, el potencial ofensivo del cuadro blanquiazul también iba a más con los dos sobre el verde. 21 goles anotados en esos trece choques y solo siete encajados hasta el duelo ante los majariegos.

La nueva baja de Carlos Fernándes este fin de semana en El Sadar hará que Quique González, si finalmente es titular, pierda de nuevo a su fiel compañero. De momento José Luis Martí no ha dado pistas de cuál será el dibujo que empleará ante Osasuna. En el caso de que opte por el 4-4-2 habrá que esperar a ver quién es su pareja en el ataque. Uno de los candidatos es Borja Valle, que con Natxo ha jugado en la banda, pero que podría ejercer en punta.

Cerca de su récord
El delantero vallisoletano regresará mañana a la que fue casa y donde únicamente marcó cuatro goles.

En esta temporada, con 14 en su haber, está solo a dos de su récord personal, los 16 que logró en la campaña 2016-17 con el Almería.

El ariete pucelano está teniendo suerte en el apartado de la enfermería, pues únicamente se perdió las jornadas cuatro y cinco, tras lesionarse en el choque ante el Tenerife.

Desde entonces ha estado siempre disponible, primero para Natxo González y ahora para José Luis Martí.

Garantía de trabajo y esfuerzo, Quique no tuvo su mejor tarde ante el Rayo Majadahonda, choque en el que apenas vio el balón. Llega ahora un duelo especial para él ante su exequipo. Un partido en el que tratará de poner su sello en forma de goles, convertido en abanderado del ataque blanquiazul.

Comentarios