jueves 19.09.2019

Liaño: “Lo recuerdo con cariño,no me importaría que se volviera a repetir”

Liaño estuvo en el campo ese día   | aec
Liaño estuvo en el campo ese día | aec

Paco Liaño, portero de aquel SuperDepor, en dos ocasiones Trofeo Zamora con el cuadro blanquiazul (en las campañas 1992-93 y 1993-94) rememora para dxt ese final de liga y aquel penalti, en el día en el que se cumple un cuarto de siglo desde que once metros que separaban al Deportivo de la gloria se cruzasen con un González exultante y puño arriba, que atajaba el suave disparo de Djukic, y celebraba la prima azulgrana.

¿Cómo lo recuerdas?
Ahora lo tengo un poquito más presente e incluso más fresco porque hace poco vi el ‘Informe Robinson’ y las imágenes nos han refrescado la memoria, pero lo que me parece mentira es que hayan pasado ya 25 años. Lo sigo recordando con cariño, la tristeza ha desaparecido y ahora lo recuerdo con cariño e incluso no me importaría que mañana se volviera a repetir.

¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza?
La gente llorando. Sin lugar a dudas fue lo que más marcó aquella noche, que no sé si quedó alguien sin llorar. La ilusión se truncó y quedó todo lleno de tristeza, pero también recuerdo el recibimiento, recuerdo el autobús, pero lo más destacado de aquel día fue el llanto en el que se convirtió la ciudad cuando el árbitro pitó.

Un año después os encontrásteis... (con el Valencia)
A día de hoy, lo que no tengo es ningún rencor ni ningún sentimiento de revancha. En aquel momento, a todos nos hizo daño aquel gesto, pero con el tiempo relativizas las cosas y no le guardo ningún rencor al Valencia, pese a que se ha cruzado muchas veces con nosotros.

¿Le dijiste algo a González años después?
No, después no coincidí con él y tampoco le habría dicho nada. Tampoco le vincularía yo a una historia tan bonita. Le tocó a él y punto. Además, él hizo su papel, tenía que pararla y no voy a ser yo el que diga lo contrario.

¿Fue Djukic el que más sufrió aquella noche?
Sufrir, sufrimos todos. Él fue el que quedó más marcado por la historia, pero si había alguien era fuerte mentalmente en aquel vestuario ese era Djukic. Nadie en el vestuario le culpó de nada y él ya tuvo bastante con fallar el penalti, pero aquella noche nos fuimos todos juntos a cenar, afectados en el funeral, pero nadie fue especialmente el más afectado.

¿En aquel momento era posible ver en lo que iba a convertirse el Depor posteriormente?
Nadie esperaba que el Depor se convirtiera en lo que se convirtió, por eso se vivió de la manera en la que se vivió, sobre todo con humildad, que fue la clave de haberlo conseguido. Al año siguiente ganamos la Copa del Rey, pero que nadie se olvide de que antes de ganar la Liga se dieron muchos tumbos, porque vino una época difícil de transición. Y seguramente aquella etapa de transición con Toshack puso más en valor lo que conseguimos con Arsenio, con un equipo mucho más humilde.

Comentarios