Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Crisis? What crisis?

|

Empiezan a consumirse las primeras jornadas de las diferentes divisiones y ya tenemos, como todos los años, los primeros ceses y las primeras crisis.

Esta misma semana pasada eran cesados en Primera los entrenadores del Getafe y del Levante.


Lo de Míchel se veía venir, con siete derrotas en siete partidos, era ya algo previsible. Ahora bien, tiene gracia que le echen el día que suma su primer punto, aunque bueno, que era la crónica de un cese anunciado.


En cuanto a Paco López en el Levante le han echado con cuatro empates y cuatro derrotas.


Parece mentira que el entrenador que en 2018 cogió al equipo desahuciado y empezó a encadenar victorias hasta salvarlo (condenando al descenso al Deportivo, entre otros) sea ahora destituido.


Es lo de siempre, en las primeras ocho jornadas esta racha se nota más, pero si 

hubiese sido a mitad de liga igual no se notaría tanto y sumar cuatro puntos en ocho jornadas simplemente le haría bajar algo en la clasificación y no le habrían echado.


Qué nos van a contar a nosotros, los deportivistas, lo que es tirarse un montón de jornadas sin ganar.


Y luego están los dos grandes, que esos siempre tienen alguna crisis aunque vayan de primeros.


Lo que pasa es que ahora, entre que uno tiene una deuda 10 veces mayor que la que tuvo el Depor antes de entrar en concurso y que el otro va a tardar en superar lo del tal Sheriff, pues nada, que ya tienen la crisis de todos los años muy temprano.


Pero vayamos a nuestro RC Deportivo. En el momento de escribir estas líneas aún no se ha jugado el partido ante el Real Unión, y el momento en que usted las esté leyendo ya se conocerá el resultado.


Es un riesgo aventurar el desenlace del encuentro, pero antes de que éste se juegue el ambiente deportivista ha bajado bastantes enteros tras los dos últimos resultados.


Nadie habla de crisis ni de nada por el estilo, pero qué duda cabe que si ayer se dio un mal resultado seguramente más de uno pronuncie por primera vez esa palabra maldita.


Si ayer ganamos todos estaremos muy felices. Si ganamos por la mínima a lo Tudelano pues nadie se acordará de si jugamos bien o no.


Si ganamos a lo Calahorra pues todos volveremos a la euforia de las primeras jornadas.


Ahora bien, ¿y si empatamos o perdemos? Pues es muy posible que cunda el desánimo.


Un empate no tiene porqué ser malo dependiendo de cómo haya ido el partido. Lo que pasa es que muchos recordarán que el Real Unión viene de perder cuatro partidos seguidos y el hecho de que no le hayamos ganado supondrá una decepción.


Por último, si perdemos, esperemos que -aunque cunda el desánimo- no aparezcan esos nervios que tanto daño nos han hecho estos últimos años. Lo que pasa es que son inevitables y ya se empezará a hablar de crisis.


El día del Logroñés nos quedamos con muy mal sabor de boca.


Lo normal es que hubiésemos ganado y que nadie se acordase de que nos pasamos los últimos minutos achicando balones ante un rival bastante inferior.


Fue como el día del Tudelano, solo que entonces ganamos y el día del Logroñés no lo hicimos y encima fue en casa y en el descuento, que fastidia el doble.


No hablemos de crisis, porque no la hay. El juego es bueno, la liga es larga y este año quedará de primero el que sea más regular en 38 jornadas.


Y si se juega bien lo normal es ganar la mayoría de las veces.


Ojalá que el resultado de ayer haya sido una victoria y usted hoy diga ¿pero qué escribe este tío de crisis?

Crisis? What crisis?