Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Incertidumbre en cada partido de la categoría

El Deportivo volvió a caer y se ha complicado muchísimo su situación en Segunda B | alfaquí
|

El Deportivo no pudo dar continuidad a la reacción que había mostrado ante el colista del grupo en la anterior jornada del campeonato. Después de haber roto una serie de siete partidos sin ganar y de cinco sin ver portería ante el Guijuelo, los de Rubén de la Barrera volvieron a las andadas en el choque que les enfrentó el sábado al Racing de Ferrol en A Malata.


El conjunto ferrolano solo había ganado un partido como local y el Deportivo, uno como visitante. Al final, el choque se decantó del lado de los jugadores que entrena el expreparador del conjunto coruñés Cristóbal Parralo. Con un tanto en una acción mal defendida por los herculinos, se llevaron el primer derbi de Liga entre ambos en A Malata.


El Deportivo, que había repetido la formación inicial del choque con el Guijuelo, volvió a transmitir malas sensaciones, no se sintió cómodo y apenas comprometió al Racing de Ferrol. Rubén de la Barrera tampoco agitó demasiado el árbol con los cambios en un partido que exigía morir matando después de que los ferrolanos se hubieran puesto por delante.


El resultado es preocupante. El Deportivo se ha quedado prácticamente sin opciones de acceder a la segunda fase de la temporada con los equipos que lucharán por el ascenso. Su objetivo será, principalmente, intentar salvar la categoría, y para ello debe quedar entre los seis primeros. Si acaba entre el séptimo y el décimo, bajará un peldaño seguro y puede que hasta dos. Ahora, el campeonato se toma una pausa y para el Deportivo se reanudará con el derbi con el Pontevedra la próxima semana en Riazor. Una cita clave porque en juego estará seguir entre los seis primeros.


El subgrupo

La incertidumbre en los partidos es máxima. No hay favoritos. Eso es, al menos, lo que se traduce de los resultados que se dieron en la jornada. El Deportivo no es la excepción.


Uno de los ejemplos es el líder, Unionistas de Salamanca, al que se le está haciendo larga la primera etapa del campeonato, aunque tiene colchón de puntos todavía.


Perdió en su campo ante el Zamora en el duelo de la zona alta de la clasificación (1-2). Es el cuarto partido consecutivo en el que no suma los tres puntos. Previamente, igualó con el Deportivo, perdió en su casa con el Celta B y empató con el Coruxo en O Vao. Ahora le saca un punto al Zamora, dos al Celta B (con un partido más que los vigueses y los zamoranos), y tres más que el Compostela.


Otro que también dio la sorpresa negativa fue el filial del Celta B. Parecía intocable, pero el Salamanca, de la zona baja de la tabla, le superó en Barreiro con dos goles (0-2). El filial olívico llevaba seis partidos sin perder. La racha comenzó en Riazor (1-2) tras caer ante el Compostela (0-3). Después, se impuso al Coruxo por la mínima, ganó al Guijuelo (2-1), empató con el Pontevedra, ganó a Unionistas (1-2) y goleó al Zamora a domicilio (0-3). Aun así, puede ponerse primero mañana si gana al Racing de Ferrol.


El que no falló fue el Compostela, que se impuso por la mínima a domicilio al Pontevedra en el campo de Pasarón.


Los de Yago Iglesias están al acecho de los tres primeros puestos de la clasificación con 23 puntos, a tres de Unionistas, a dos del Zamora y a uno del Celta B. Tienen un partido más que zamoranos y vigueses. Si el Racing de Ferrol se impone al Celta B, le igualará en la tabla.


En la parte baja de la clasificación, el Coruxo encadenó su tercer partido puntuando. Después de ganar al Deportivo (2-0) y de empatar con Unionistas (0-0), los de Míchel Alonso se deshicieron del Guijuelo, colista de la tabla (0-2). Están a un punto del Pontevedra y a tres del Deportivo.

Incertidumbre en cada partido de la categoría