Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

No estoy de acuerdo

|

NNo es por llevarle la contraria a Fernando Vázquez, ni a los que se sumaron a la corriente, siempre llevo como norma respetar las opiniones de los demás. Pero no estoy conforme con que se deba arrojar la toalla, antes de tiempo, en el torneo copero. Me parece un “atentado” a los sentimientos por unos colores.

Pregunto: “¿Qué gana el técnico deportivista alentando la falta de interés por la Copa del Rey? La respuesta señala que deben centrar todo su potencial en lo que realmente interesa, el ascenso de categoría. Hombre… Mirándolo así, habrá que tener mucho cuidado con los entrenamientos, no vaya a ser que se sobrecarguen en el trabajo del día a día, o que todos se encierren en casa para no contraer el virus COVID o el de la gripe. 

Un equipo que aspire a estar asumiendo importantes retos, debe ser competitivo en todos los frentes. Hambriento para cualquier fase que se le presente y preparado para las contrariedades que seguro aparecerán a lo largo de la trayectoria. La clave es ser fuertes internamente y hacer que esa propuesta cale también hacia el exterior, para que todo lo que le rodea sea una verdadera piña. El fútbol es pasión y por lo tanto es necesario transmitir sentimiento. Nunca miedo.

Que a estas alturas, se tire por la borda una competición que tanta alegría propició a la afición deportivista, me parece una pasada.

¿Alguien se ha puesto a pensar que opinará el aficionado que ,con gran ilusión, solicita su entrada para poder presenciar el partido y animar a su equipo?. Cualquier fallo de un jugador locatario… ¿Cómo será interpretado?. ¿Cómo una falta de interés propiciada desde el vestuario?.  

Se equivoca Fernando y también se equivocan sus “jefes” en permitirlo. Siempre trasladé que el presidente debía ser la referencia social del Club, para lo bueno y para lo menos bueno. Con esta mentalidad, al final nos quedaremos sin Copa y sin los objetivos marcados. Hay tiempo para rectificar. ¡Pónganle pasión!.

Cambio de tercio. Recuperando la mítica frase de los tiempos monárquicos de antaño y dándole un giro puntual, toca el tiempo de gritar al mundo: “El año 2020 ha muerto, viva el 2021”.

Para la vida en general, lo sucedido este año representa un duro golpe difícil de digerir en un largo periodo de tiempo. La cifra de fallecidos da auténticos escalofríos. Llegamos a un punto, que rompimos la capacidad de concretar cifras. Unos nos hablan de 50.000, otros de 70.000. Es tan horrendo el sentimiento, que nuestra sensibilidad se pierde en la angustia. Mucho se ha quedado atrás y queda un largo camino por recorrer, hay que recuperar nuestro cauce de vida.

¿Y el deporte?. Todo está patas para arriba. Desde determinados sectores… Xunta, ayuntamientos, federaciones, iniciaron mini planes de ayuda. Pero no se puso en marcha un plan serio de reactivación. Son actuaciones parciales, parches con sentido político. Tal vez con buena intención, pero nunca con la fuerza necesaria para dar solvencia y fortaleza.

La Federación Galega de Fútbol dio el pistoletazo de salida: “inscríbanse que esto va a empezar, el que no lo haga será descendido”. Se afronta el problema como si nada hubiera pasado. Cantidad de entidades han anunciado su retirada. Normal. Se debería actuar de otra forma. ¿Por qué desde la cúpula de la “aristócrata” Irene Lozano no se crea un Plan Marshall?. Buscar fórmulas para no tener que tirar todo por la borda.

El gran hándicap que tiene el mundo del deporte, es que sus dirigentes son unos “kamikazes”, hacen todo lo posible para que las competiciones salgan adelante a pesar de todas las contrariedades que encuentran y tienen muy mal acostumbrados a los gobernantes que las gestionan.

Finalizo. Les deseo, de corazón, lo mejor para este año 2021 que vamos a comenzar.   

Como siempre un placer.

No estoy de acuerdo