Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Adri Castro: “La camiseta del Deportivo no pesa, tiene que darte alas”

El joven delantero de A Barcala, de solo 21 años, debutó en partido oficial con el RC Deportivo el pasado 10 de enero ante el Zamora en el estadio Ruta de la Plata | alfaquí
|

A sus 21 años y en su duodécimo curso en el RC Deportivo, Adri Castro ha visto cumplido su sueño de estrenarse con el primer equipo; titular en dos ‘pistas de patinaje sobre hielo’ como el Ruta de la Plata de Zamora y El Helmántico de Salamanca, arde en deseos de poder estrenarse en el estadio de Riazor, donde domingo tras domingo era un asiduo en la grada de Preferencia desde su más tierna infancia.
Discurso fluido y coherente. Por momentos impropio de su edad. Analiza al detalle el cambio de inquilino en el banquillo del club, a su próximo rival (el Compostela), la falta de gol del colectivo y los objetivos que se marca hasta que termine una temporada tan atípica como la presente.

Imagino que satisfecho por la recompensa del debut en partido oficial de Liga después de un largo periplo en el club blanquiazul...
Estoy muy contento, llevo esperando este momento muchos años y me siento muy bien por haber debutado. La verdad es que tengo muchas ganas de hacerlo también en Riazor. Si puede ser esta semana, sería fantástico, y si no pues a esperar y no pasa nada. Lo que me está pasando es muy grande.

¿Qué sensaciones tuviste en Zamora cuando te enteraste de que estabas en el once?
Fue una impresión bastante bonita; para mí era el sueño que todo canterano tiene. El campo estaba bastante fastidiado por las condiciones en las que se encontraba pero no tenemos excusa. Disfruté de la experiencia como un niño.

¿La camiseta del Deportivo pesa para un debutante o da alas?
La camiseta de un club tan grande como el Deportivo, a pesar de la categoría en la que juega este año como es la Segunda B, que no le corresponde, te tiene que dar alas.

¿Sentiste nervios antes de salir al Ruta de la Plata?
No, la verdad es que nervioso no estuve. Intenté hacer mi mejor partido, dentro de mis posibilidades. Hay muchas cosas en las que tengo que mejorar, obviamente, y el debut fue amargo por el resultado. Pero también contento por lo personal.

¿Os preocupa la alarmante falta de gol del equipo, que solo ha materializado siete en diez compromisos ligueros?
Somos conscientes de que esto tiene que mejorar, los datos no son buenos; no podemos desesperarnos con esta circunstancia porque el gol llegará y ojalá que lo haga pronto.

En tus dos encuentros el Deportivo tan solo ha disparado a puerta en dos ocasiones, una a cargo de Salva Ruiz en Zamora y otra tímida tuya en Salamanca. ¿A los delanteros os llega a desesperar que no haya un caudal de juego ofensivo mínimo?
No, para nada. Un delantero tiene que vivir el momento e interviene normalmente muy poco en el juego. Los puntas debemos estar lo suficientemente concentrados para que cuando llegue ese balón lo podamos hacer bien. No me he llegado a desesperar porque van a llegar pocos balones y tengo que estar enchufado para no desaprovecharlos.

¿Has pensado ya cómo celebrarás tu primera diana con el Deportivo?
Pues sinceramente no; creo que me saldrá algo espontáneo, pero no lo sé.

A nivel clasificatorio el equipo no puede dormirse, menos si cabe ante el hipotético riesgo de suspensión de la competición...
Nosotros no miramos la clasificación, ya nos lo advirtió el míster. Tenemos que centrarnos en el próximo partido, pensando en los tres puntos ante el Compostela, sin ir más allá.

Los dos próximos envites, frente a ‘Compos’ y Unionistas pueden marcar el inicio de una reacción... ¿Lo ves así?
Sí, tenemos claro que son importantes y debemos de aprovechar el ‘factor casa’, en un campo como Riazor y ante nuestra gente. Intentaremos sacar los seis puntos para escalar posiciones en la clasificación.

El pasado año actuaste con el Ourense ante el Compostela en la fase de ascenso de Balaídos. ¿Cuál es el mayor peligro de los santiagueses?
Al Compostela le gusta mucho tener el balón, tienen una característica especial en la salida de balón, que es que los laterales se meten hacia adentro y con eso hacen bastante daño. Nosotros también somos un equipo peligroso, estamos trabajando en ello, y estamos haciendo las cosas bien para intentar meterle mano.

En el entrenamiento de ayer el equipo ha recuperado a dos puntales como Uche y Rolan. ¿Consideras clave que la enfermería se vaya vaciando?
Sí, hemos tenido muchas lesiones; han vuelto Diego y Uche. Miku también entrenó un ratito. Poco a poco estamos saliendo todos y eso es bueno. Hay que evitar las recaídas pero nos vendrá muy bien.

¿Temes que con la rehabilitación de futbolistas importantes disminuyan tus opciones?
Yo sé perfectamente el rol que tengo en el equipo; estoy para ayudar y pertenezco al Fabril, por lo tanto debo aprovechar los minutos que me dé el míster, sean dos o noventa. Debo aprovecharlos al máximo y seguir con alegría.

¿Cómo has llevado el hecho de pertenecer al Fabril pero entrenar siempre con el primer equipo?
Al principio me costó bastante en el primer partido que bajé con el Fabril porque estaba un poco perdido, eran unos mecanismos muy diferentes a los que tenía Fernando Vázquez pero al cabo de los partidos me fui adaptando al equipo y a los compañeros. En los últimos tres partidos que he jugado he marcado tres goles y lo llevo bien, tengo que adaptarme.

¿Sigue siendo tan buena persona Juan Carlos Valerón como lo era como futbolista?
Sí, sin duda. Es un gran entrenador y un ‘cacho de pan’; es un hombre que te ayuda, te habla y estoy muy contento con él. Es muy buen entrenador, sabe cuándo ayudarte y cuándo debe exigirte más. Estoy muy contento con los tres entrenadores que he tenido este año en el Depor.

Tuviste la desgracia de haber padecido el Covid-19, aunque sin secuelas físicas, ¿no?
Los primeros días después de estar parado me costó un poquito pero no tuve muchos problemas a mayores. Perdí el olfato y el gusto pero no tuve más síntomas. Lo demás, todo bien, sin fiebre ni cansancio.

¿Te resulta muy duro actuar en estadios sin afición?
Pues mira, toda la vida he jugado en campos con poca gente, pero ahora mismo tengo el ‘gusanillo’ de hacerlo en Riazor y hasta ansias de ver el estadio a reventar. Lo viví desde afuera como aficionado, iba siempre, sería un sueño.

Para terminar, ¿qué objetivos personal y colectivo te marcas hasta fin de curso?
El personal sería ser capaz de anotar mi primer gol en Riazor para que después pudieran llegar más. En el plano colectivo obviamente conseguir el ascenso y devolver al equipo a la Segunda División, lo que todos deseamos.

Adri Castro: “La camiseta del Deportivo no pesa, tiene que darte alas”