Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El Silva es otro con Joao

Joao (i), autor de los dos goles del Silva, Rubén Rivera y Jacobo, asistente en el 2-1 | pedro puig
|

El Bergantiños sufrió la primera derrota de la temporada y, aunque con un partido menos que el actual líder, cedió la primera posición al Somozas. Joao Paulo fue el gran protagonista de un encuentro que empezó media hora tarde marcando los dos goles de la tarde en A Grela. El Silva, que jugó con un hombre más desde el 41 por la expulsión de Uzal, escala a la séptima plaza y se mantiene a dos de la zona de permanencia.

José Luis Lemos sorprendió de partida con un sistema inédito en lo que va de temporada. Después de descansar el día 3 contra el Somozas y el 10 frente Paiosaco por diferentes casos de coronavirus, el Bergantiños regresó a la competición con un dibujo formado por tres centrales –Iago López, Agulló y Marcos–, con Vela por fuera en la derecha y Yelco en la izquierda, con Remeseiro, Uzal y Carlos por dentro y con Martín Lamelas y Cano como pareja de delanteros.

El Silva salió con un 1-5-3-2 con Damián –se lesionó en la primera parte– en la portería; con Prieto (y no Brais Lema) como carrilero derecho; con Jacobo en el izquierdo; con un trío de centrales formado por Antonio, Fiuza y Manu Orosa; con Fabio, Callón y Souto como centrocampistas; y con Rivera y Joao Paulo, el mejor del partido, como delanteros. Fue precisamente el equipo de Bardanca el que empezó mejor el partido. No tardó ni cinco minutos en adelantarse en una falta lateral ejecutada por Fabio desde el costado derecho que tocó Cano, en pugna con Joao, y celebró como suyo el punta brasileño. 1-0.

Pudo ampliar la renta el conjunto coruñés en dos opciones prácticamente seguidas cerca del minuto 20. Primero fue Souto el que percutió por la banda izquierda, pero definió sin éxito con el exterior ante Brais Pereiro. Más clara fue la ocasión de David Prieto ganando la espalda de Marcos y culminando con una vaselina que se quedó corta. Lemos entendió esos dos avisos y que su equipo no estaba siendo superior para realizar un cambio táctico. Recuperó la común línea de cuatro defensas con Vela en un lateral y Marcos en el otro, Uzal y Remeseiro formaron un doble pivote, con Carlos López de enganche, Lamelas en la derecha, Yelco en la izquierda y Cano como único punta.

El cambio de dibujo le sentó bien al Bergantiños, que aprovechó un mal despeje de puños de Damián para empatar. Remeseiro cazó el desvió del portero silvista y, de volea, consiguió superar a cuantos rivales tenía por delante. El equipo carballés, que había tenido otra buena opción con un trallazo de Cano al lateral de la red, vio como se le complicaba un partido que parecía tener controlado con la expulsión de Uzal en el minuto 41. El vigués Rubén Extremadura Hernández, que cuando quiere es uno de los mejores árbitros de la categoría, volvió a hacer de las suyas. Quiso ser protagonista y le enseñó una segunda amarilla a Diego Uzal por una mano en el centro del campo en una jugada totalmente intrascendente. El 1-1 se mantuvo hasta el descanso.

El Bergan hizo un doble cambio en el intermedio: se quedaron en el vestuario Yelco y Martín Lamelas, entraron Abel y Duque y Lemos jugó con un 1-4-3-2. Abel e Iago López formaron la pareja de centrales. Pablo Agulló adelantó su posición al medio del campo y Duque actuó de punta junto a Cano. Aunque la primera clara de la segunda parte fue del Silva en una falta lateral que colgó Souto y en la que Brais hizo una mala salida, salvando el 2-1 Agulló en el área pequeña, la mejor fue de Carlos. Balón en profundidad de Marcos que peleó Duque con Prieto en la esquina, el delantero visitante se llevó la bola y dio el pase atrás para Carlos, que no remató desde el punto de penalti a pesar de la rigurosa salida de Ríos. El mediapunta controló, orientó la pelota hacia su izquierda y tardó en tirar, dando tiempo a los defensas del Silva a replegar y a obstaculizar su disparo. Y dos minutos después, un tiro de Agulló desde la frontal fue desviado por un defensa y atajado por Ríos con una palomita.

 

Jacobo-Joao

El que no perdonó fue Joao Paulo en el minuto 70. Jacobo Lazcano no se incorporó al ataque en tantas ocasiones como en otros partidos, pero volvió a ser determinante con uno de sus centros. El lateral izquierdo silvista puso un balón impecable al borde del área pequeña y Joao remató a la perfección, llevando el cuero (2-0) al segundo palo tras imponerse en las alturas a Abel e Iago, centrales del Bergantiños.

Lemos volvió a quedarse con tres defensas para tener cuatro centrocampistas –Vela y Cano por fuera, Carlos y Remeseiro por dentro– y dos puntas –Martín y Duque– pero no fue capaz de superar a un equipo al que, con ventaja en el marcador y en casa, es muy difícil de hacer gol. De hecho, las mejores ocasiones del tramo final fueron de la escuadra local: la primera de Rivera de cabeza después de una acción personal de Souto y centro de Lema y la segunda de Fabio tras una espectacular acción de derecha hacia dentro estrellando la bola cerca de la cruceta.

Un partido que empezó mal para un Bergantiños que no pudo entrar al vestuario a su hora –por tareas de desinfección–, algo que provocó que el comienzo del encuentro se retrasase media hora, terminó de la misma forma: con un expulsado y con la primera derrota de la temporada. Joao, al que en A Grela ya apodan Benzema, demostró ante el que era líder lo importante que es para el Silva. Da oxígeno, habilita a sus compañeros y marca goles.

El Silva es otro con Joao