Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Un líder con sacrificio

Un momento del encuentro entre el Bergantiños y el Polvorín | raúl lópez
|

El Bergantiños,     que empezó el año 2020 en el puesto 16 de la Tercera División con los mismos puntos que el antepenúltimo –Pontellas– y con solo tres más que el colista –Paiosaco–, lo termina en la primera posición tras empatar (1-1) en casa contra el Polvorín, un equipo que le puso las cosas difíciles en un partido en el que no hubo grandes ocasiones de gol.

Para el último partido del año, José Luis Lemos apostó por el mismo portero –Brais Pereiro– y la misma línea defensiva –Vela y Aarón en los laterales y Pablo Agulló y Marcos Rodríguez como centrales–. Para el doble pivote suelen ser tres futbolistas los que se juegan dos puestos y ayer fueron Diego Uzal y Marcos Remeseiro los titulares, con el habitual mediapunta: Carlos López. Por fuera, los goles y asistencias de Martín Lamelas le hicieron ganarse el puesto de extremo derecho y las buenas actuaciones de Jorge Cano el extremo izquierdo. Ante la baja por lesión de Álex Tarí, no había grandes dudas en el puesto de delantero centro, que fue Duque.

El partido enfrentó a dos grandes equipos, probablemente equipos que estarán en la segunda fase por el ascenso a Segunda División B, que se anularon durante muchas fases. Propuso más el conjunto que entrena José Luis Lemos, al menos lo intentó más con salidas en corto desde la zona de iniciación, pero no le resultó sencillo progresar con facilidad y claridad ante el intenso trabajo defensivo de un filial del Lugo que no escatimó en esfuerzos.

El conjunto lucense, que empezó con Antón Escobar en banda izquierda, Christian como delantero centro y Morais tirado al costado izquierdo, no lo tuvo nada fácil para sentirse cómodo sobre el tapete de As Eiroas y, de hecho, en el primer período apenas consiguió colarse en el área defendida por Brais Pereiro.

La segunda mitad, con el filial del Lugo con Escobar y Christian como jugadores avanzados, con Morais ligeramente escorado a la izquierda, Marcos a la derecha e Iago Novo en la mediapunta, no tardó en descubrir más novedades. La primera de ellas, un cambio de Lemos durante el descanso: Antón Concheiro al campo en el lugar de Diego Uzal, tal vez con la intención de encontrar más claridad y fluidez en la elaboración del juego en zona de creación. Y lo consiguió. Ya no solo en cuanto a circulación, sino que el recién incorporado realizado alguna conducción destacada provocando a rivales y liberando a compañeros libres.

De un error del Bergantiños nació el primer gol del partido, pero no precisamente a favor del conjunto carballés. Un fallo de Brais Pereiro pudo significar un contraataque letal favorable al Polvorín, pero el Bergan reaccionó bien tras pérdida y el cuero terminó en poder de Carlos López a la altura del medio del campo. Abrió para Cano y este marcó uno de esos goles a los que tanto acostumbraba en el Cerceda o en el Boiro. Pegado a la izquierda, apartó la pelota hacia dentro y se deshizo de su par de forma prácticamente insultante. El siguiente paso fue acercarse a la frontal y soltar un latigazo raso que entró pegado al palo, a la derecha de Julen.

 

Mejoría del filial

Mejoró el Lugo B tras encajar el gol y lo hizo, fundamentalmente, gracias a la actuación individual de Iago Novo, el mejor futbolista del partido que, además, anotó el que sería definitivo 1-1. El exjugador del Fabril inició con un pase en la medular hacia Escobar, que le devolvió la pelota al mediapunta en la espalda del recién incorporado Abel. Brais Pereiro salió a sabe dios dónde e Iago Novo, que es más listo que nadie, definió con la izquierda de una forma sutil hasta conseguir que el cuero entrase prácticamente llorando. Si el portero del Bergantiños no hubiese salido, daba la sensación de que Abel acabaría recuperando posición para frenar a Iago Novo pero su mala decisión fue determinante.

El Bergantiños, obligado a sustituir a un acelerado Agulló por lesión, lo intentó sin éxito, sin buena circulación de balón, sin un dominio claro, pero consiguió mantener sin apuros el empate que le permite alcanzar el liderato antes de recibir el próximo domingo al Somozas.

Un líder con sacrificio