Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

España comienza con un agónico empate ante Brasil

la fluidez ofensiva de ‘los Hispanos’ se esfumó a raíz de conseguir su máxima renta | Khaled Elfiqi
|

Un gol de Raúl Entrerríos a falta de siete segundos para la conclusión permitió a la selección española rescatar un agónico punto ante Brasil, un encuentro en que ‘los Hispanos’ empataron cuando lo tenían todo a favor para ganar.

Y es que nadie hubiera podido imaginar el marcador final en el arranque de una segunda mitad en la que los de Jordi Ribera parecían encaminados a una cómoda victoria (24-18).

Pero toda la fluidez ofensiva que había mostrado España en el arranque del segundo período desapareció en un visto y no visto, lo que permitió a Brasil reengancharse al partido (24-23) a falta de menos de un cuarto de hora para el final.

Tiempo en el que España no sólo no acabó de resolver sus problemas ofensivos, sino que además comenzó a flaquear en defensa, donde nunca encontró respuesta a los movimientos del gigantesco pivote Rogerio Moraes.

Una circunstancia que condenó a España a un agónico final de partido, donde no supo aprovechar el hombre de más con que contó por la exclusión de Gustavo Rodrigues a minuto y medio para la conclusión. Alex Dujshebaev, que había resuelto, gracias a acciones individuales, los dos últimos ataques del conjunto español no acertó con su lanzamiento, lo que permitió a Brasil entrar en el último minuto de juego con el marcador empatado (28-28) y la posesión.

 

Pasividad defensiva

Gonzalo Pérez de Vargas, el mejor de ‘los Hispanos’ ayer, detuvo el lanzamiento de Guilherme Toledo, pero ningún jugador español fue capaz de atrapar el rechace, que cayó en las manos de Rogerio Moraes, que puso el 28-29 a falta de 19 segundos para la conclusión.  Raúl Entrerríos asumió la responsabilidad para firmar a falta de siete segundos el gol que supuso el 29-29 final.

Un empate que deja un mal sabor de boca al equipo español, que desde el comienzo pareció a acusar la inactividad provocada en los últimos meses por la pandemia de coronavirus y que han obligado a España a llegar a este Mundial con tan sólo dos partidos en su haber en el último año.

Y es que además de las dificultades que encontró la selección española para dotar de fluidez a su juego ofensivo, se toparon en los primeros minutos con un excepcional Rangel Luan, que detuvo siete de los ocho primeros lanzamientos.

Una defensa 5:1 ordenada por Ribera dio a España la iniciativa y una renta máxima de seis goles, pero cuando todo parecía más a favor de España regresaron los problemas ofensivos, que la dejan sin margen de error ante Polonia y Túnez.

España comienza con un agónico empate ante Brasil