Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

La hora de regresar a la senda del triunfo, sí o sí

Diego Rolan celebra el tanto de la última victoria herculina, el 29 de noviembre | patricia g. fraga
|

Después de haber sobrepasado el ecuador de la liguilla inicial —tras diez jornadas— al deportivismo ya no le sirven las excusas.

Lo cierto es que el RC Deportivo ha tenido que enfrentarse esta campaña a una profunda reestructuración a nivel institucional y deportivo, ha padecido en primera persona los rigores de campos de fútbol en condiciones infames, ha experimentado una retahíla de lesiones de hombres importantes y hasta ha asistido a la destitución de uno de sus símbolos de referencia en el presente, Fernando Vázquez.

Después de haber iniciado el torneo de la regularidad con más pragmatismo que preciosismo —sumó los primeros 11 puntos de 15 posibles—, la escuadra de la Plaza de Pontevedra ha caído en un prolongado estado de abatimiento del que debe sobreponerse lo antes posible.

El calendario le ha deparado a estas alturas de temporada la oportunidad perfecta para resarcirse de una racha de casi dos meses sin sumar de tres en tres en Liga.

1. Cuatro citas seguidas con pinchazos
Desde el pasado 29 de noviembre, fecha en la que gracias a una diana de Rolan de penalti se desembarazaba del Racing (1-0), los deportivistas han cosechado dos empates (ante Pontevedra y Salamanca) y otras tantas derrotas (Celta B y Zamora).

Una serie negativa que le ha apartado del liderato de su subgrupo y que compromete incluso su hipotético pase a la siguiente fase del torneo. 

2. Recuperación de su máximo artillero
El ariete ‘charrúa’, máximo realizador del equipo con solo dos goles, estará en condiciones de ser alineado mañana.

Una de las mejores noticias para poder acabar con la sequía anotadora, en un momento clave de la competición.

Además del ‘22’ blanquiazul, otros futbolistas de nivel como Bóveda, Héctor Hernández, Beauvue o Miku están a punto de reaparecer.

3. Estreno de De la Barrera en Riazor
Otro de los grandes alicientes del Deportivo-Compostela de mañana será presenciar el debut en casa del míster coruñés Rubén de la Barrera.

En su segundo choque al frente del banquillo herculino, tendrá la oportunidad de demostrar que el equipo se halla en franca mejoría y que los primeros 20 minutos del estadio Helmántico son el camino a seguir para lograr éxitos.

4. No perder el tren del podio clasificatorio
Los dos próximos envites de la formación blanquiazul —ambos como local—, supondrán una auténtica reválida para que el Deportivo pueda exhibir su estirpe ganadora.

En un terreno de juego en excelentes condiciones —dejando atrás las malas experiencias en Zamora o Salamanca— como Riazor, el grupo deportivista está obligado a imponer su calidad.

Sumar seis de seis ante el Compostela y a un líder inesperado como Unionistas es la única opción para estar entre los tres primeros de la tabla.

La hora de regresar a la senda del triunfo, sí o sí