Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Andrés Balsa

Yago Iglesias sería el vigésimo cuarto preparador galaico

El Deportivo se encuentra a punto de firmar al que sería su vigésimo cuarto entrenador gallego de toda su historia, el santiagués Yago Iglesias.En sus más de cien años de historia un total de 71 técnicos han tenido el privilegio de dirigir al club más laureado de la Comunidad Gallega y de ellos 23 hasta el momento poseen el denominador común de haber nacido en Galicia.El primero de ellos fue el mugardés Andrés Balsa, que en la lejana campaña 1928-1929 tomó las riendas del club en Segunda División, antes de que el coruñés Francisco González, conocido futbolísticamente por ‘Paco’ recogiese su testigo en el curso 1929-30.Desde el primero, Andrés Balsa en 1928, numerosos hombres del fútbol de la comunidad pasaron por el banquillo coruñés, que ahora ultima nuevo inquilino En los años previos a la Guerra Civil, el vigués Fernando Fariña (33-34) también tuvo la reponsabilidad de comandar a un club ambicioso que lograría su primer ascenso a Primera División en la campaña 1940-41.Desde entonces, una larga lista conformada por hombres como Celso Mariño, Chacho, José Torres, Manuel Casal, Eduardo Toba, Rodrigo García Vizoso, Pahíño, Ozores, Lelé, José María Martín, Arsenio Iglesias, Carlos Torres, Naya, José López, Luis Suárez, Rodríguez Vaz, José Manuel Corral, Fernando Vázquez, Luis César o Rubén de la Barrera han buscado lo mejor para el conjunto herculino, que suma en su palmarés 41 ejercicios en Primera División y seis títulos oficiales, el primero de ellos llegado bajo la batuta de Arsenio Iglesias.El lastimoso descenso de categorías hasta la Segunda B actual (próxima Primera RFEF) experimentado por la entidad de la escuadra de Pontevedra concederá la oportunidad de brillar a un nuevo responsable técnico gallego, Yago Iglesias; salvo contratiempo inesperado pasará a ser el vigésimo cuarto nacido en Galicia y tendrá que sobrellevar la presión de estar obligado a regresar al fútbol profesional.Después de las malas sensaciones dejadas por Luis César Sampedro y de las irregulares actuaciones con Fernando Vázquez y Rubén de la Barrera, este joven míster de solo 38 años se halla ante el desafío de su carrera.Tras haber ascendido al Compostela desde Tercera División —actuará el próximo año en Segunda RFEF— con un plantel muy humilde y de haber esbozado un estilo de juego más que notable, será la nueva apuesta del Consejo de Administración de Antonio Couceiro de cara a un ilusionante proyecto como el blanquiazul 21-22.