Martes 11.12.2018

Gotas en el tintero (5)

A PUERTA CERRADA

A puerta cerrada. Entrenamientos y porterías rivales. ¿Creería Clarence que sus métodos se presentarían como revolucionarios en A Coruña? La única innovación manifiesta desde su llegada es que el Depor se las ha apañado para no marcar un solo gol en casi 400 minutos.

Las charlas individuales a ciertos jugadores con cámaras captando las instantáneas, el asentamiento de 18 miembros en su cuerpo técnico, las comidas de grupo, las dobles sesiones, la megafonía y más detalles. Clarence Seedorf no ha vendido nada mal su producto desde su llegada al Deportivo. No hay que olvidarse de que es un míster joven (41 años) y que tiene cuatro Ligas de Campeones y media en su palmarés, un componente que, sobre todo al principio, siempre llama la atención. 

La ilusión no está (del todo) reñida con la ruina y Clarence arrancó, como es lógico, con esperanza. Pero este Depor es un auténtico caos a nivel deportivo. Desde la portería hasta los delanteros pasando por un centro del campo que ni mucho menos remendó Krohn-Dehli y por una idea de juego que varía sin ton ni non para concluir en resultados negativos. Seedorf llegó con aire fresco, con vitalidad, con ganas de mostrar que con su método no sería difícil conseguir la permanencia.

Desde hace unos días oculta sus entrenamientos, algo totalmente lícito. ¿Quiere decir eso que ahora se lo toma en más en serio que antes? ¿Será que contaba que en sus primeras semanas todo marchase sobre ruedas y esperaba que su equipo ganase partidos, básicamente, porque tienen de entrenador a un tetracampeón de Europa con nuevas ideas? Hasta los propios futbolistas se ponen nerviosos si, mientras entrenan, ven a lo lejos a un reducido grupo de periodistas de A Coruña seguir la sesión ‘a puerta cerrada’. Por cierto, el mismo reducido grupo de periodistas que presenciaba sus primeros entrenamientos, esos en los que quería que le observasen con detalle.

Por hache o por be, el Depor siempre se las apañó para marcar goles. Llama la atención que ni con Mel ni con Cristóbal se encadenaron, en 22 jornadas, dos partidos consecutivos sin anotar. Aunque con algunos futbolistas lejos de su mejor nivel, del Deportivo siempre llamó la atención el poderío ofensivo con Andone, Adrián, Lucas, Cartabia, Borges, Bakkali, Gil… En los cuatro encuentros de Seedorf como entrenador, el Depor no ha metido ni uno. Y antes rivales (Betis, Alavés, Espanyol, Getafe), en teoría, propicios para marcar al menos en alguno.

Afortunadamente, el Depor no es el único equipo que rinde mal en LaLiga. Desde que empezó el 2018 (8 jornadas) consiguió tres puntos (tres empates), uno más que el Levante y el Málaga pero, ojo, seis menos que Las Palmas (dos victorias y tres empates). Para ganar partidos, el Deportivo necesita goles. Si para conseguirlos, Seedorf tiene que entrenar a puerta cerrada, adelante. Y si el Depor marca contra el Eibar, el míster se anotará un tanto, nunca mejor dicho. 

Gotas en el tintero (5)