lunes 25/1/21

Quiniela

Estoy convencido de que hay determinados personajes que están  toda la noche “maquinando” para ver cómo le puede “tocar las narices” al resto del mundo y se levanta por la mañana con esa predisposición. Porque si no es así, habría cuestiones en nuestro día a día que no tendrían lógica.

Desde hace montones de años, la quiniela futbolística ejerce una función ideal para generar una ilusión colectiva, con la vista puesta en mejorar la economía y por otro lado, una gran fuente de ingresos para las arcas del Estado y para el deporte en particular. Hasta aquí, todo perfecto. Pero desde hace unos años la cuestión comenzó a declinar. Ya no resultaba ser el Rey Midas, la competencia, añadida a la ineptitud de sus gestores, hicieron que el volumen económico y su popularidad, bajase su “caché” social. Pero cada día que pasa la cuestión empeora.

Soy un asiduo participante en esta entrañable adivinanza de resultados futbolísticos. Por ello, el pasado sábado me disponía a entregar el boleto, que comparto con unos amigos, en una administración de lotería para su sellado. El administrador del local, muy apenado, me traslada que no lo puede hacer ya que finalizó el plazo para hacerlo el viernes. Mientras esto sucedía, unas cinco personas entraron en el establecimiento para realizar la misma operación. Nadie se había enterado de que al disputarse el partido Elche-Valencia en viernes, se había adelantado el cierre para dicho día.

¡Ni se molestaron en gestionar un aviso urgente hacia todo el colectivo!. Además, hasta ahora, cuando sucedía alguna circunstancia que obligase a anular un partido incluido en la quiniela, se sustituía por otro y se mantenía el proceso.

¿Qué conlleva todo esto?... Pues que la gente pierda interés y la quiniela credibilidad, cayendo un peldaño más en el pozo. Pero volvamos al principio de estas líneas, hay gestores que están para lo que están y así estamos como estamos.

Cambio de tercio. Qué difícil resulta transmitir algo de positivismo sobre este Deportivo. Tras caer en el lastimoso agujero de la 2ª División B, con todas sus consecuencias económicas y anímicas paralelas, daba la sensación de que se había tocado fondo y que se podría iniciar un ascenso meteórico respaldado por su incondicional afición.

Se nos “vendió” la construcción de un equipo entregado a la causa. Recuperación de hombres de cierto prestigio, fichajes con potencialidad y sobre todo, con una mirada puesta en el desarrollo de la cantera.

Es verdad que todo esto acaba de empezar y no puedo realizar juicios de valor precipitadamente, pero uno que ya lleva cierto bagaje en todo esto, tiene capacidad para analizar lo que se está viendo. O se cambia el “chip” o esto no va a circular adecuadamente por el camino propuesto. No verlo así, entraña un grave riesgo. Fernando Vázquez debe sacar lo mejor de sí, sino esto no tiene muy buena pinta. 
Una última súplica… no se olviden de las pautas obligatorias: mascarillas, limpieza de manos y no fumen en lugares públicos. Es muy de agradecer.

Como siempre un placer.

Comentarios