sábado 31/10/20

Deporte

Puedo entender que hay prioridades muy significativas y acuciantes para el devenir de todos los gallegos. Las instituciones están obligadas a generar las mejores iniciativas, dando soluciones a los problemas que actualmente nos rodean.

El Gobierno presidido por Núñez Feijoo, tras el incontestable apoyo del pueblo gallego en las últimas elecciones, acaba de saltar al ruedo de la actividad en este pasado fin de semana, con la vista puesta en dar lo mejor de sí en cada paso, llevando como bandera un severo plan de recuperación social y económica.

Pero lo que me vuelve a entristecer, no es la primera vez que sucede, es que en toda esa vorágine de nombramientos de cargos de primera línea y sus respectivas alocuciones paralelas, no apareciese el más mínimo resquicio para la palabra “DEPORTE”.

Se me dirá que desde hace tiempo este “parámetro” social, el presidente lo tiene canalizado hacia su propio organigrama, a través de alguna secretaría o dirección general. En una zona de baja intensidad, con poco ruido y falto de ambición. Vamos… una opacidad impropia de una actividad del gran calado que representa el mundo del deporte en toda su magnitud.

El ejemplo más claro que podemos ofrecer sobre la implicación del deporte en nuestra sociedad, la vivimos hace pocos días con el posicionamiento del CSD ante el fútbol profesional. La punta del iceberg del deporte español, “vendió” su honra ante el posicionamiento de La Liga, recordándole ésta que representaba el 1,3% del PIB español.

Feijoo es muy libre de actuar como lo considere oportuno, pero yo también tengo la libertad de trasladarle que, nuevamente, se equivoca. El deporte gallego necesita un salto de calidad en todos los aspectos. La imagen no debe estar en un segundo plano, todo lo contrario. Situarlo en la primera línea de respaldo institucional, significaría abrir puertas al infinito. Colocar a hombres de “paja”, con mentalidad de no generar problemas, realmente no representa ni ambición, ni poderío.

El deporte gallego, como el resto de la sociedad, está viviendo momentos de gran incertidumbre, proporcionando una inimaginable inestabilidad. Se desconoce cuáles serán las consecuencias a corto y medio plazo. Todo puede suceder. 

¿Alguien está transmitiendo confianza?. Que yo conozca, ninguna batalla se ganó con balas de salva. No quisiera pecar de negativismo, pero el horizonte lo veo muy enrevesado. Pero me ilusiona pensar que todo puede cambiar. 

Cambio de tercio. La justicia niega la cautelarísima presentada por Deportivo y Numancia. Se veía venir. Dicen que Tebas sonrió al conocer la noticia. Su poderío aumenta con el paso del tiempo. Ahora el Gobierno le pide a la fiscalía que lo investigue por el tema Fuenlabrada. Permítanme que esboce una sonrisa sarcastica, nos quieren tomar por tontos y que aplaudamos. 

Mientras, por favor, no se olviden de la mascarilla y no fumen en espacios públicos, es imprescindible.

Como siempre un placer.

Comentarios