miércoles 18.09.2019

Craso error

Muchas veces uno se hace una opinión sobre las personas simplemente por cuestiones superficiales o banales. Sicológicamente desde hace mucho tiempo le tenía tomada la medida al jugador de baloncesto Víctor Claver.

Por las ocasiones que tuve de verlo actuar, tanto en directo como a través de la pantalla, había sacado la conclusión de que no reunía los argumentos necesarios para situarse entre los grandes de este deporte, que su mayor éxito era el disponer de un fantástico intermediario que a través de sus gestiones lo colocaba en el TOP.

Pues cuando uno profundiza en un contexto más amplio, tanto en el deportivo como en el personal, descubre que hay otra versión bien distinta a la que yo presuponía equivocadamente.

Tras sorprenderme con sus actuaciones en el mundial que se celebra en China y a través de algún contacto específico, busqué  algo más de su personalidad. Todo lo que recibí fueron buenas palabras. Me trasladaron que su nivel humano es espectacular. Siempre entregado a los demás, en un mundo que suele ser personalista, no tiene ningún problema para ayudar al utillero con el material o al chofer del autobús a subir el equipaje. Participante activo en la fundación que Ricky Rubio creó en su lucha contra el cáncer de pulmón.  “Es un compañero fiel y altamente respetuoso con el posicionamiento de su entrenador”. Representa el clásico jugador que sin ser una estrella rutilante, todo técnico desea tener en su equipo.

En definitiva señores… utilizo estas líneas para trasladarles que no siempre utilizamos los recursos adecuados para valorar a las personas. También  debo añadir que todos aquellos que se encuentran “en primera línea de playa”, deben asumir su rol y convivir con ello aunque sea de forma injusta.

Cambio de tercio. Al finalizar la temporada pasada y en medio del trauma sufrido, les exponía el peligro que suponía esta segunda división con respeto a no enderezar el rumbo rápidamente.

El trastabillarse en el comienzo de la competición y generar dudas, es una contrariedad muy difícil de superar. Remar contra corriente.

Pues aquí estamos. En medio de pozo. Me dirán que el barco se está recomponiendo, que hay tiempo y que esto se solucionará. Así lo deseo. Pero ojo… que todo el mundo tome conciencia de lo que está sucediendo y se actúe en consecuencia. Un fiel reflejo a mis letras es la convocatoria de aficionados con la vista puesta en el viaje a Gijón.

No suelo ser crítico con cualquier propuesta que se genere entorno al mundo del deporte. Pero esta vez quisiera hacer énfasis con una en concreto. Leo que nace un nuevo torneo alevín de fútbol a disputar este próximo fin de semana en Vigo: “Fútbol no camiño”. Resultante de una convocatoria abierta de la Xunta de Galicia para impulsar el Año Santo Compostelano 2021. El Secretario Xeral de Deportes de Gobierno Gallego nos dice que es “para cohesionar e para fortalecer os lazos que unen a todos os galegos e aos galegos co resto do mundo”. Particularmente me resulta difícil de entender. Con todas las necesidades básicas que hay… pero la vida política es así. ¡Qué falta de criterio!.  

Como siempre un placer

Craso error
Comentarios