Martes 23.04.2019

A VER SI ESPABILAN

Qué difícil es hablar de este Deportivo sin caer en la reiteración. Jugadores sin carácter, sin personalidad futbolística, que no aportan casi nada al crecimiento de la entidad.

Entrenador del que no se sabe aún a estas alturas, cuál es su verdadero discurso. Una dirección deportiva, que nunca es responsable de nada. Que nos viene ofreciendo una retahíla de entrenadores y jugadores, sin saber a lo que se tiene que jugar. 

Un presidente modélico en el apartado económico, pero que no da encontrado la tecla adecuada, para asentar los cimientos del deportivismo. Esto es un Club de fútbol.

Y por último y lo mejor, una afición increíble que está a años luz de lo que le ofrecen. Pero ya se sabe que la paciencia tiene un límite.

Que dejen de contarnos historias y sus palabras las trasladan en generar esfuerzo, tensión y fútbol. En definitiva… A ver si espabilan¡¡¡.

Punto y aparte… Cambios profundos se están dando en nuestra sociedad, lo que para muchos eran referencias inamovibles, en muy poco espacio de tiempo, pasaron a ser historia.

Dejando al margen las complejas situaciones políticas que vive el país, me adentro en el mundo del deporte. Las estructuras federativas por las que hasta ahora circulaban los destinos de nuestra actividad deportiva, comienzan a resquebrajarse. 

Se dice que es ley de vida. Pero desgraciadamente, no todo lo nuevo resulta mejor.

En fútbol, desde la creación de la Liga Profesional, se han producido innumerables cambios de gestión. La vida evolucionó y es lógico que así sucediese con la primera actividad deportiva de este país. Pero cuando esos movimientos se realizan de forma apresurada y sin base, quedan espacios vacíos que le hacen perder fortaleza social. Y se quiera o no, el fútbol sigue moviéndose por derroteros sentimentales.

Es el peaje económico. Las televisiones pagan y desean la contraprestación adecuada. Pero lo peor es que la cuestión sigue avanzando, el “amigo” Tebas, anuncia que muy pronto, dos partidos de la liga se jugaran en EE.UU  y China. Acabaremos apretando un botón desde casa para decidir el ganador del partido. Tiempo al tiempo.

En baloncesto, tras la irrupción de la ACB, parecía que todo estaba asentado, aunque con enormes desencuentros. Precisamente estos hacen que surja la ruptura. La Liga Europea toma cuerpo y los grandes exigen otra fórmula competitiva. Difícil solución, todo pasará por dos divisiones. 

El concepto de deporte está cambiando a pasos acelerados y a unos nos cuesta, más que a otros, adaptarnos, pero no queda otra.  

Permítanme un último apunte para el que siento una especial admiración: ¡Grande Nadal!.

Como siempre un placer.

A VER SI ESPABILAN