martes 27/10/20

La herencia recibida

Peke, ante la portera Sun Quiñones en el reciente partido contra la Real | RC Deportivo
Peke, ante la portera Sun Quiñones en el reciente partido contra la Real | RC Deportivo

La herencia recibida era el mantra preferido de M. Rajoy para sacudirse los problemas y, de paso, señalar la gestión del Gobierno anterior. Cargarle el muerto a otro –mejor si no está delante– es un deporte muy español y mucho español, pero no estoy aquí para escribir de ese señor del que usted me habla. Vamos al lío.

¿Quién no quiere un fútbol femenino fuerte y profesional? Haberlos, haylos, pero lo tienen crudo. Su crecimiento es irrefrenable y el límite es desconocido. Ya era hora. Y lo celebro, aunque en ciertas cuestiones empieza a parecerse peligrosamente al fútbol masculino.

Los herméticos departamentos de comunicación, esos que no contestan a un correo electrónico –o a dos– y conceden a otro medio la misma entrevista que les has pedido, los agentes que mercadean con sus representadas o las futbolistas endiosadas son la herencia recibida, un peaje que teníamos que pagar, tarde o temprano. Espero que no sea para toda la vida. Ya me llega con la AP-9.

¿Reconstrucción o bajón?

El Depor Abanca no ha escogido la autopista, va por una carretera secundaria y ya se ha topado con algún bache. Manu Sánchez entonó fin de ciclo y reconstrucción antes de empezar la temporada, pero la realidad es que solo ha perdido a tres titulares: María Méndez, Nuria Rábano y Teresa Abelleira.

Es cierto que no son tres bajas cualquiera y su influencia en el inicio del juego era crucial. Contra la Real Sociedad sufrió el equipo coruñés para encontrar una salida limpia desde atrás. Algo más preocupante es el estado de forma que evidenciaron algunas jugadoras.

Si algo caracterizaba al Depor la pasada campaña era precisamente el tono físico de sus futbolistas. Los partidos no se ganan solo con buen juego e ilusión. También hay que correr y las blanquiazules acababan casi siempre más enteras que las rivales. Para presionar tan arriba y tantos minutos hace falta estar muy fuerte.

El criterio de Vilda

A nadie le pilla por sorpresa la ausencia de Peke en la lista de la selección española. La delantera vasca se había hecho un hueco a base de goles: 18 en 23 partidos la última temporada. Pese a ello, Jorge Vilda se hizo de rogar y no le llamó hasta el pasado mes de septiembre. Tras los dos primeros partidos del nuevo curso, sin ver portería y un penalti fallado, se la ha quitado de encima con una decisión tan cómoda y como injusta.

No debe ser nada fácil elegir a las 23 mejores, pero el criterio de Vilda es difícil de entender. Parece que Peke tendrá que repetir una campaña irrepetible para volver a tener una oportunidad, viajar hasta Moldavia y no disputar ni un solo minuto. Al menos el seleccionador ya se ha caído de la burra con Teresa, que repite convocatoria. Su fútbol entra por los ojos. Y el escudo también.

Comentarios