viernes 27/11/20

¿Clásico, qué clásico?

Ivana Andrés frente a Jenni Hermoso en el primer Real Madrid-Barcelona femenino de siempre | EP
Ivana Andrés frente a Jenni Hermoso en el primer Real Madrid-Barcelona femenino de siempre | EP

El clásico es un “encuentro entre dos equipos de un mismo país, ambos muy laureados y relacionados por una rivalidad que persiste en el tiempo”. No lo digo yo, lo dice el libro de estilo del diario Marca, precisamente el mismo que abrió su edición del domingo con el primer Real Madrid-Barcelona femenino de siempre: “Hoy nace un nuevo clásico”, tituló.

La crítica no es porque salgan dos mujeres futbolistas en la portada, que os veo venir. Para eso ya están los machirulos de “ni es fútbol ni es femenino” y “les gana un equipo de cadetes”, los mismos que lloraron cuando desapareció la contraportada del diario As.

Yo estoy aquí para hacer un ejercicio de coherencia. El Real Madrid-Barcelona no es un clásico por mucho que se empeñen Luis Rubiales, el community manager de Primera Iberdrola o las influencers del fútbol femenino. No lo es porque la diferencia entre los dos equipos todavía es un abismo. No lo es porque el Real Madrid es un recién llegado a esto. No lo es porque la rivalidad no se hace en un solo partido.

Fútbol sin televisión

Volvamos con Rubiales (ese señor del que usted me habla). “En poco tiempo vamos a conseguir que la Primera Iberdrola se convierta en la mejor competición”, dijo hace poco más de un año. También prometió cobertura televisiva para todos los partidos de la máxima categoría. En la primera jornada de la nueva temporada solo se emitió el mal llamado clásico. ¿Qué ha pasado?

El interminable lío de la Federación, la Asociación de Clubes y MediaPro por los derechos televisivos se me hace bola. El único perjudicado es el fútbol femenino, que pierde un precioso escaparate para jugadoras y afición.

No sé cuál es la solución, yo he venido aquí a hablar de mi libro, pero creo que el primer paso sería convertir la Primera Iberdrola en una competición profesional. Todavía no entiendo qué es eso de “profesionalizada” que se han inventado los señores de la Federación. Nuestra amiga Irene Lozano se ha comprometido a dar ese paso. Ojalá que no se esconda, como hizo con el ‘caso Fuenlabrada’.

Buenas y malas noticias

El ‘Fuenlagate’ no tiene porqué influir en el rendimiento del Deportivo Abanca en su segunda temporada en la élite (algo tengo que escribir del equipo blanquiazul en un diario coruñés, claro). No ha empezado bien: derrota en Lezama contra un Athletic sin algunas de sus mejores jugadoras. Hasta aquí el análisis de un partido sin imágenes en televisión.

De lo poco que hemos podido ver en un resumen me quedo con un par de detalles. Empiezo por las malas noticias: el Dépor parece un bloque frágil en defensa, mención especial para Stephannie Blanco y su error garrafal en el 1-0. Tengo curiosidad por ver jugar a Ainoa Campo. Me cuentan que fue la mejor del Tacón en la campaña 19/20.

Para acabar, algo positivo: Lady Andrade, qué bueno que viniste. Talento, desparpajo y gol. Nadie puede sustituir a Teresa Abelleira en el campo (menos aún en nuestros corazones), pero la colombiana tiene pinta de jugona. Nos vamos a divertir. 

Comentarios