martes 07.07.2020

Más cerca

Cuatro partidos y seis puntos es el balance del Depor en el retorno a la competición. Tres empates y una victoria. Según las cuentas del míster falta ganar cuatro partidos para mantener la categoría. Y parece más que asequible.

En estos encuentros post-covid no se ha visto la mejor versión del equipo. Incapaz frente al Sporting, reactivo contra Oviedo y Rayo donde tuvo que remontar sendos marcadores en contra y heroico en Elche. En general, al mal fútbol se unió la carencia de un esquema de juego que diera fluidez y movilidad al equipo. Nada que se pueda achacar a la falta de forma física, algo que afecta por igual a todos los competidores, pero hay que destacar el carácter de un equipo capaz de sobreponerse a las circunstancias adversas. Contra los ovetenses y rayistas remontó dos goles en contra en el segundo tiempo y frente a los ilicitanos supo ganar un partido en inferioridad numérica. Esta capacidad de reacción es lo que hace mantener las esperanzas en la salvación. 

La vuelta a la competición, como decíamos, está demostrando que la ventaja de jugar en casa se ha diluido ante la ausencia de público y que los jugadores de las distintas plantillas están agotados y faltos de ritmo. Poca calidad en este reinicio y muchos movimientos en el banquillo. Fernando Vázquez, conocedor de las dificultades físicas de sus jugadores, ha movido a casi toda su plantilla en estos enfrentamientos. No hay un once titular fijo y las variaciones en las distintas líneas son evidentes. A excepción del lesionado Somma y del portero suplente Jovanovic, todos los jugadores han tenido minutos en esta reentré de la Liga. Dosificar el esfuerzo y tener a toda la plantilla lista para saltar al campo parece ser la máxima del de Castrofeito.

Tras la baja de Somma el equipo no ha vuelto a encontrar la solidez defensiva que lució antes del encierro. Las distintas opciones barajadas por el técnico no han sido lo efectivas que se intuían. La incorporación de Abdoulaye Ba se ha demostrado que pese a tener unas facultades enormes para ejercer de central, está fuera de sitio. Poco ayuda la lesión de Peru. Apenas Mujaid mantiene el tono en una línea en la que tampoco suman los laterales.

En la medular se echa en falta a Peru, un jugador que aporta tanto en defensa como en ataque cuando se sitúa en el centro del campo. La intermitencia de Çolak, tan bueno como desesperante, y de Gaku, sostienen un frágil mediocentro donde Uche va encontrando su espacio.
Arriba se han probado varias parejas con resultado desigual. Sabin Merino sigue aportando eficacia a la delantera. El resto con cuentagotas, incluidos los nuevos fichajes.  Quedan 21 puntos en juego de los que hay que ganar 12 aunque me parece que no van a hacer falta tanto para salvar la categoría.

Comentarios