viernes 06.12.2019

En el Ramón de Carranza hay que cambiar de actitud y jugar al futbol

Casi no sé por dónde empezar, pero lo cierto es que el Deportivo, sus profesionales, han dejado escapar 2 puntos de un partido que, a menos de diez minutos de juego, ganaban por 3-1. Menuda historia la de este encuentro frente al Numancia, un rival muy apañadito en el primer tiempo frente a un Deportivo más que lamentable. En la segunda mitad, en la que llegó a superar el 0-1 desde el minuto 13 de juego, imponiéndose con autoridad y hasta buen fútbol a ratos, acabó por dormirse en los laureles en los últimos minutos hasta llegar a un 3-3 que nadie esperaba. Lamentable, lamentable y lo que sigue.

No entiendo la desconcentración que se echó a las espaldas el conjunto local y lo que le espera a Juan Antonio Anquela, si es que llega a mantenerse, hasta final de la temporada. 

Sobre todo si la dirección deportiva sigue en manos del señor que está ahí. El del banquillo es una cosa, pero la otra historia, de fichajes y cesiones, es otra. Ahí la dirección del club tiene la última palabra. Desde luego así no vamos a alcanzar el objetivo que todo el deportivismo se marcó, que no es más que volver a Primera División. Altibajos que los que vivimos teniendo enfrente al Numancia no se pueden permitir cuando apenas hemos llegado al primer tercio de la competición. Es lo que hay y es lo que reprocha el deportivismo en pleno.

Y lo peor es que ya estamos metidos en una nueva página del calendario teniendo enfrente a uno de los gallitos de la categoría, el Cádiz, que supera al Deportivo en 10 puntos, que además está metido en puestos de descenso. Se puede aludir a que falta mucha liga, pero el fútbol de los deportivista deja muchos huecos en cada encuentro, incluido el hecho de que el conjunto gaditano recibe a los blanquiazules con tres bajas importantes por expulsiones en la jornada anterior frente al Alcorcón (3-0) y que además el plantel apenas ha cambiado y mejorando la pasada campaña. El Deportivo lo sabe bien, como lo demuestra el hecho de que en las nueve ocasiones en las que ambos se enfrentaron en le Ramón de Carranza, los del Abanca-Riazor no ha sido capaces de ganar alguna vez. 

No tiene mucho tiempo Anquela para cambiar la actitud, pero sí en reforzar la defensa, que tanto falló ante el Numancia, sobre todo en dos puestos, mantener hombres creativos en la línea media y en el ataque, máxime con la baja de Mamadou Koné, por expulsión, limitarse a contar que jugadores que hagan equipo y no que se pierdan en el área rival sin apenas practicidad. 

Ojo, también hay que cuidar el estado físico del equipo. Pero, pese a todo, como siempre nuestro apoyo incondicional y sin concesiones al rival. No queda otra y ...¡Forza Dépor!,

En el Ramón de Carranza hay que cambiar de actitud y jugar al futbol
Comentarios