Martes 19.06.2018
Juan Guillín
20:05
22/12/17

“Partidos de alto riesgo”, los Depor-Celta y viceversa son algo muy distinto

“Partidos de alto riesgo”, los Depor-Celta y viceversa son algo muy distinto

Ya queda atrás la décimo sexta jornada de Liga y con claros sinsabores tanto para el Deportivo, 4-0 en Barcelona, como para el Celta al perder en Balaídos 1-0 ante el Villarreal. Me centro en el Depor del Camp Nou, donde no fue el mismo que frente al Leganés. Menos mal que Rubén Martínez, pese a encajar 4 goles, fue con mucho el mejor del equipo junto con Sidnei, mientras se quedaron en muy poco... hombres de clase como Adrián, Emre Çolak, Schär y Lucas Pérez. Los demás, a cumplir y poco más. Dejo en el aire la actuación del colegiado de turno, Mateu Lahoz que, curiosamente, ha pitado 25 partidos al Barça y no perdieron ninguno los azulgrana, con 20 victorias y 5 empates. Por lo que al Depor se refiere, así no vamos a poder levantar cabeza ante el calendario inmediato que nos espera. Hay mucho que mejorar señor Parralo en los días previos al derbi.  
Paso página, pero con mucho dolor de corazón. Tanto “partido de alto riesgo” (Deportivo-Celta o Celta-Deportivo), que más de uno ya empieza pensar, ¿quién calienta más el ambiente, los pregoneros del “partido de alto riesgo” o esos otros que están ahí para dinamitarlo en la primera ocasión?. Ni coruñeses ni vigueses, salvo contados y peligrosos casos, somos guerrilleros y todos nos sentimos molestos con tanto “partido de alto riesgo”. Lo digo yo porque lo siento y porque por algo, en julio de 1990, fui distinguido con el premio nacional de “Juego limpio”, del que muy pocos colegas españoles pueden presumir. Yo, sí. De lo que apuntaba en mi trabajo se cumplió muy poco.

El derbi gallego es mucho más que un “partido de alto riesgo”, al menos en las últimas ediciones, en las que se ha proclamado “fiesta de fútbol gallego”, “La Coruña y Vigo o Vigo y La Coruña están llamadas a entenderse” tanto en el fútbol como en su progresión, por eso me duele tanto el cartelito de “partido de alto riesgo” y que ello suponga una especial atención de las fuerzas de orden público. Los Deportivo-Celta o viceversa son algo muy distinto.

Ya estamos en Abanca-Riazor nada menos que en el derbi 69 en Primera el sábado a las seis y media de la tarde. De los 34 anteriores en feudo herculino el conjunto coruñés ganó en 18, empató 7 y perdió 9. Ahora mismo el Celta de Juan Carlos Unzué suma 3 puntos más que su próximo rival, 18 por 15, teniendo en cuenta que en sus salidas de Balaídos baja bastante. De sus 8 partidos a domicilio solo ha ganado 2 (Eibar y Las Palmas), empató uno (Barcelona) y perdió 5, curiosamente todos por 2-1 (Betis, Espanyol, Málaga, Sevilla y Valencia).

Ni tirar cohetes ni arrugarse, lo que hay que hacer es recuperar la entrega, el afán de lucha y la presión constante. El Deportivo sabe cómo hacerlo, tanto en el derbi como en lo que todavía queda de competición. Los tres puntos de mañana no solo supondrían el mantenerse un poco lejos de los puestos de peligro, sino también que fortalecerían la moral del equipo, que buena falta le hacen. Más que nunca ¡Forza Depor!.

P.D.- Siendo un partido en vísperas de Nochebuena, y con un horario bastante aceptable, seguro que las gradas de Riazor estarán abarrotadas de aficionados deseosos de animar a sus respectivos equipos. No me cabe duda de que serán ellos, los seguidores blanquiazules y los celestes, quienes demostrarán que o noso derbi se ha convertido en la fiesta del futbol gallego. Será, además, una de las pocas ocasiones que los seguidores del Depor que viven fuera de nuestra ciudad, tengan de ver a su equipo en Abanca Riazor esta temporada (por aquello de las vacaciones navideñas). Confiemos en que la magia de estas fechas, la ilusión de los siareiros y, sobre todo, el trabajo del equipo, conviertan ese día en inolvidable.
 

“Partidos de alto riesgo”, los Depor-Celta y viceversa son algo muy distinto