viernes 06.12.2019

Otra vez a luchar para escapar de la cola

Bueno, bueno, bueno, parece que eso del farolillo rojo le gusta y complace a más de uno de los responsables del Real Club Deportivo de La Coruña. Lo vengo advirtiendo desde la segunda jornada, cuando el Huesca nos ganó por 3-1 en El Alcoraz. Y ya llovió, porque de una forma u otra, la cantinela se ha repetido tras los otros diez encuentros, con alguna llamada después de la primera y única victoria, frente al Oviedo en el arranque de la Liga, que posteriormente ya nos dejó alguna de las pobres actuaciones blanquiazules, por supuesto después de vivir como el Málaga salía del Abanca-Riazor con un 0-2, que nos avergüenza a una buena parte del deportivismo coruñés y tan campantes. ¿Hasta cuándo?.

No voy a insistir a lo que se impuso en el plantel de las dos últimas temporadas, con la aportación de jugadores que nos trajo el director deportivo Carmelo del Pozo, con el visto bueno de Francisco Martínez Zas, Paco Zas para los amigos, que estoy seguro que ya hace algún tiempo que piensa lo mismo, pero sin dar es puñetazo en la mesa que acabe de una vez con esta situación. Lo visto ante el Málaga, el otro farolillo rojo hasta el domingo, es para dar el paso antes de que el futuro esperanzador, que vivimos ahora, pueda verse casi agotado. Hay tiempo sí, pero cada jornada que pasa, como hasta ahora,  mismo, puede llevarnos al precipicio.

Bien sé que Luis César Sampedro, el nuevo técnico e incluso los mismos jugadores, son los que menos culpabilidad tienen, pero la calidad de un buen puñado deja mucho que desear, y al final habrá que recurrir a las nuevas promesas que se están gestando en el Fabril que, a buen seguro, sí que darían lecciones de entrega, ambición y empeño, de lo que tanto carecen no pocos del mencionado buen puñado. Van doce jornadas de la temporada y por lo tanto aún nos queda tiempo para enderezar el rumbo y se actúe como se debe. Manos a la obra amigos.

El sábado, después de unas cuantas temporadas, vuelve el Dépor a El Sardinero, cuyo equipo dirige Iván Ania, y que está formado por la experiencia de los qué lo llevaron a la hoy LaLiga Smartbank, y fortalecido por una excelente juventud, sin olvidar que también está en apuros en la tabla clasificatoria -es segundo por la cola-, por encima del conjunto coruñés, pero con una fuerza y entrega que demostró el domingo en Tenerife con un esperanzador 3-3.

Es lo que se van a encontrar los deportivista en este nueva salida y que, por lo tanto, les va a exigir otro ritmo de juego muy distinto al exhibido ante el Málaga, ya que de lo contrario van a mantenerse con el farolillo rojo cuando la próxima jornada vuelven a jugar lejos de casa y frente a uno de los actuales punteros de la categoría. Aún así y como siempre ¿Forza Dépor!

Otra vez a luchar para escapar de la cola
Comentarios