Viernes 26.04.2019

Sin más concesiones... Hay que salir a por todas en los doce partidos que faltan

Faltan doce partidos para el cierre de la temporada. Doce partidos que equivalen a 36 puntos en juego, para que el balón deje de rodar en la Liga 123 de la 2018-19. Para el Deportivo los encuentros a disputar están divididos así: en el Abanca-Riazor nada menos que 6 (Almería, Rayo Majadahonda, Extremadura, Cádiz, Mallorca y Córdoba) y otros tantos (6) en salidas a Oviedo, Pamplona (Osasuna), Soria (Nunancia), Zaragoza, Lugo y Elche. Casi nada. 


Mis pronósticos apuntan seis victorias en el fortín, y a domicilio hay que sumar, cuando menos, 12 o 14 puntos más. No queda otra salida para adjudicarse por los menos una plaza en el playoff que, de momento, se perfila como algo complicado ante cualquier rival que le toque... Y tiene que eliminar a dos para hacerse con la tercera plaza de ascenso. Mejor meterse entre los dos primeros, algo que ya en estos momentos está bastante complicado para los blanquiazules coruñeses.


El primer paso es esta noche en el Abanca-Riazor ante la Unión Deportiva Almería, con la que se empató (1-1) en la primera vuelta, con goles de Narváez (1-0) y  Fede Cartabia muy cerca del final del encuentro y a quien hay que superar mejorando el golaveraje. 


El cuadro almeriense, que dirige Fran Fernández, viene pegando fuerte en o que va de año y se perfila como uno de los aspirantes que puede meterse en la zona alta de la tabla, después de haber mejorado en sus fichajes, más de una docena de nuevas caras destacando el coruñés Juan Carlos, un ´10´ al que hay que vigilar muy de cerca, exdeportivista durante siete temporadas jugando en el Fabril y en Primera y Segunda en el primer equipo blanquiazul. El herculino es un mediapunta muy peligroso.

Dicho esto, quiero dejar bien claro que lo primero que deseo y busco es que el Deportivo regrese cuanto antes a Primera División, pero si me paro a analizar partido a partido desde el 17 de agosto del año pasado hasta ahora, con más de una treintena de partidos oficiales, entre la Liga 123 y la Copa del Rey, el cuadro coruñés que dirige el técnico Natxo González parece que no quiere dar ese paso, cuando  todavía hay tiempo para recuperar lo mucho que ha perdido el Deportivo en las últimas jornadas, pero hay que cambiar total y absolutamente en actitud y entrega, que es lo mismo que seguí en el Málaga-Osasuna del lunes, con dos equipos peleando a tope para mandar en el partido. Si seguimos como hasta ahora, el Almería va a resultar un nuevo peligro para los blanquiazules coruñeses, e incluso perder una plaza para el playoff que le espera.

Precisamente en su campo fue donde el cuadro herculino cedió muchos puntos que, de no ser así, el Depor estaría en unas de las plazas de honor, las dos primeras, y está obligado a ocupar una de las dos plazas de ascenso directo.
P.D.- Dejando a un lado el cabreo por lo visto el 17 de marzo en el Abanca-Riazor con la visita de la Unión Deportiva Las Palmas, tengo que hacer llegar al antes llamado Colegio de Árbitros, que hay que ver cómo mandan y actúan por esos campos de Dios. En ninguno he visto tantas faltas y caídas con cientos de volteretas, y codazos también, que nos prodigan los jugadores de los equipos españoles sin que se haya pensado aplicar una regla que sancione tanto teatro, que lo único que saca en limpio es la prolongación de los partidos y la lluvia de tarjetas. No hace muchos años existía una norma que sancionaba a los causantes de las largas lesiones iba a estar sin jugar el tiempo que tardase el lesionado en volver a pisar el campo. Algo serio habrá que hacer ante tantas volteretas y codazos. Digo yo.
 

Sin más concesiones... Hay que salir a por todas en los doce partidos que faltan
Comentarios