Lunes 17.06.2019

Luchar por Primera exige mucho más a este endeble Deportivo

Llegó el momento de dar los últimos pasos para alcanzar aquello que se soñaba, allá por al pasado mes de agosto, con este intenso playoff que nos espera. Sólo dos firmes aspirantes, Osasuna y Granada, son los que se adjudicaron las dos primeras plazas de ascenso en 42 partidos. Queda una plaza de ascenso que se la tienen que jugar del tercero al sexto de la clasificación final  de Segunda División en las próximas semanas.

Y ahí está el Deportivo para dar el primer paso, de los dos que le esperan si sigue pensando en retornar a la máxima categoría del fútbol español, enfrentándose al Málaga, jugando ya el primer partido en casa, frente a un rival con un largo historial en Primera, pero que en Segunda fue incapaz de ganarle, con un empate (1-1) en el Abanca-Riazor y otro (0-0) en la Rosaleda.

La realidad parece que da ciertas ventajas a los malagueños y ahí es dónde tiene mucho que hacer al Deportivo —ya habrá tiempo para analizar la campaña que se cerró el sábado con la visita del Córdoba—, ya que con tanto en juego no podemos insistir en la marcha que nos marcamos durante 42 jornadas en las que los blanquiazules pocas, muy pocas veces, fueron el equipo que tanto nos elogiaron cuando empezaron la competición, llegando incluso a cambiar de entrenador. Luchar por Primera, en cuatro partidos, exige mucho más de lo visto hasta ahora en un endeble Deportivo. Es como una cara o cruz tajante 

Hay mimbres (jugadores) con capacidad y clase para llevar a cabo el empeño, aunque sigue acusando ciertos  defectos físicos, pero que ahora no vamos a analizar, pero sí que el equipo tiene que salir a darlo todo, algo que le faltó en un buen número de partidos y que ahora están obligados a salir y jugar con ambición y entrega que ante el Córdoba si les dio resultado, sin dejarse llevar por los nervios y la precipitación a la hora de marcar. El Málaga no va a ser fácil, pero si la entrega en los últimos encuentros no baja enteros seguro que viajaremos a La Rosaleda, el sábado, dispuestos a salvar el primer escollo para ganar el retorno a Primera.

Ahí está el quid de la cuestión, tanto como entregarse a fondo en el terreno de juego hay que inculcar a los chicos que sí valen para Primera, si se lo proponen, ya que en el primer partido seguro que Abanca-Riazor se va a volcar con el equipo que, no me cabe la menos duda, estará bien presente en La Rosaleda.

Lo que tantas veces os he dicho...¡Forza Depor!....y a por la Primera.

Luchar por Primera exige mucho más a este endeble Deportivo
Comentarios