Martes 26.03.2019

Una dinámica en picado

El entrenador Natxo González pretendió mover el avispero mandando a la grada a Bergantiños y a Saúl, apostando por un sistema 4-2-3-1.


Pepe Mel ordenaba una presión alta, obligando a jugar al patadón a Dani Giménez, a abusar de balones en largo.


Las Palmas dejaba jugar a los centrales herculinos pero a partir de ahí ejercía un ‘pressing’ asfixiante.


El Deportivo no era capaz de aprovechar las pocas contras que dejaba el rival y apenas movía el cuero en corto, sin finalización tampoco.


A partir de la media hora el encuentro se convirtió en un ida y vuelta sin salida para los blanquiazules.

El disparo a media distancia no apareció, se buscó entrar en el área rival con el balón jugado pero no hubo precisión.


En la segunda parte Natxo no movió ficha de salida a pesar de la mala primera mitad. Las Palmas rompía el ritmo de los locales, mientras Nahuel iba por libre, intentando crear peligro de modo individual.


El Deportivo seguía con movimientos muy lentos y el míster tardaba en buscar soluciones, sin cambios hasta el minuto 70. A los herculinos les puede la presión; en los últimos minutos entró Christian buscando el juego directo pero desesperado tras el gol rival le faltó un poco de lucidez.
Natxo no supo reaccionar y no acierta en los cambios. Están volando demasiados puntos, con una dinámica de caída en picado. l

Una dinámica en picado
Comentarios