martes 12.11.2019

Reencuentro deportivista

El deportivismo en general quiere y necesita volver a estar unido. Es necesario que volvamos a ser todos uno. Esta es la manera que nos permitirá volver a ser lo que fuimos. Esperemos que el partido que disputa hoy sea el resurgir de Riazor. El estadio tiene que volver a ser ese campo difícil para los foráneos además del escenario ideal para un principio de un reencuentro con la afición blanquiazul. Hay cicatrices que deben cicatrizar con el objeto de coger la senda que nos lleve por el buen camino. Todos tenemos que poner nuestro grano de arena para que la paz y concordia reinen en el seno de la familia blanquiazul.

Hoy el equipo necesita ganar, el cuerpo técnico necesita los tres puntos y el Consejo de Administración cogería oxígeno para afrontar un fin de año que hasta la fecha se presume complicado. Y la afición es la que más necesita una victoria del equipo para seguir teniendo fe.

Lo dos empates cosechados fuera de casa en las dos últimas jornadas son buenos, sin duda la victoria sería mejor, pero a mi entender y como cosa buena el Deportivo ha dejado de perder partidos. Empezar a sumar no significa dejar el farolillo rojo, pero puede ser la punta de lanza que nos aúpe a escalar puestos en la clasificación. Una victoria significaría tres jornadas sin perder.

Hay que marcarse pequeños retos y el primero de todos podría ser el de abandonar el último puesto de la clasificación cuanto antes. Otros objetivos necesarios son el de dejar de encajar goles lo cual en algún momento nos llevaría a dejar de ser el equipo más goleado de la categoría.

Podemos preguntarnos, ¿cuál es el objetivo del Depor? ¿Ascender? ¿Salvarnos del descenso? Yo creo que marcándonos pequeños objetivos y a corto plazo la cosa puede mejorar.

Hoy ganar, si no puede ser daremos como bueno un empate. Perder no entra en nuestro pensamiento.

Ahora estamos en un momento que todos debemos remar en el mismo sentido, creer en el proyecto y trabajar en él como si fuese nuestro. Lo cual traería como consecuencia mayor confianza en una plantilla que está encomendada a enderezar la marcha actual. Estoy seguro de que en el momento en que empiecen a llegar goles aparecerán las victorias en forma de tres puntos. Ojalá sea hoy el día en que la situación empiece a revertir.

Otro tema del que el club tiene que darse cuenta es que los profesionales del Depor participen más activamente en la sociedad coruñesa. No puede ser que únicamente los veamos jornada a jornada y en el campo. Los jugadores y demás responsables del Deportivo tienen que salir a la calle a pedir el apoyo de la familia deportivista. Quizás les vendría bien visitar entidades benéficas como la Cocina Económica, el refugio de Padre Rubinos, colaborar en alguna recogida con el Banco de Alimentos, y  participar de forma periódica y regular de actividades que promocionan otros clubes que tienen especialidades deportivas como la náutica, golf, tenis, pádel, etc.

La presencia en las peñas deportivistas tiene que tener otra filosofía. No se puede llegar siempre con prisas, apurados por el jefe de prensa diciendo que están cansados y vendiendo el favor. El deportivismo está por encima de todo y hay que respetarlo como se merece, si tiene prisa y están cansados se fastidian y punto. Estas participaciones debían estar señaladas por contrato. El Depor tiene que volver a la comarca y jugar partidos amistosos durante la temporada con equipos como el Bergantiños, Betanzos, Sada, Ferrol, Compostela y demás equipos de la provincia que desde siempre fueron parroquias del deportivismo. Cómo ejemplo, Elche esta misma semana ha disputado un partido amistoso contra una Selección Valenciana. ¡Forza Depor!

Reencuentro deportivista
Comentarios