sábado 18.01.2020

Error tras error

Hoy jugamos un partido que se presume complicado, y no únicamente por que el rival sea el Zaragoza sino por el juego que está desplegando el Depor desde principio de temporada. El plantel blanquiazul pasa por un delicado momento anímico. ¡Ojo! las capacidades de este equipo también parece que están por debajo de lo esperado por la dirección deportiva que ha sido la máxima responsable de la configuración de la plantilla.
En la actualidad y en el Real Club Deportivo de La Coruña falta confianza, ilusión y alegría, no voy a decir que falta trabajo ni sacrificio pues eso sería ir muy lejos. 
De todos modos, sí quiero decir que el resultado del trabajo y el sacrificio que están haciendo no se ve por ningún lado. Al que pregunta qué se está haciendo mal, le puedo referir a los números de nuestro querido Depor. Vamos de colistas y como equipo más goleado, además de figurar en el pódium de los equipos que menos goles marcan en portería contraria. Los peores números de la categoría son el resumen de la temporada y la antesala de un camino duro por recorrer. Si las cosas se siguen haciendo mal, el resultado será muy malo.
Seguimos desgalleguizando el Fabril. Un canterano se va al Extremadura con su padre. Llevamos diez años invirtiendo en su formación para esto… Y en el mejor momento para un canterano, con el bajo nivel del primer equipo, dejamos marchar a uno de la casa.... De verdad, no lo entiendo. ¿Manu Mosquera no tiene sitio en este Fabril? Creo que hace poco tuvimos la oportunidad de aprender algo, cuando nos ganó el equipo extremeño y las figuras fueron los canteranos Oscar Pinchi y Diego Caballo. Amén que como técnico estaba otro exdeportivista como Manuel Mosquera.
El tema de no dejar jugar al Bergantiños en Riazor levantó indignación en el seno del deportivismo, que triste y desolado por la pérdida de valores e identidad obligó al Consejo de Administración a cambiar su posición al respecto. 
La persona o personas que recomendaron a Paco Zas tomar esta decisión de no dejar que los de Carballo jugasen en el estadio coruñés deberían hacérselo mirar, pues parecen más enemigos que amigos. 
A la vez que muestran no conocer y pertenecer a la idiosincrasia de un equipo que siempre lució señorío. 
La presión del Ayuntamiento, las llamadas de personas influyentes y la colaboración de la RFEF sumado al clamor blanquiazul consiguieron que se diese marcha atrás y se permitiese corregir un error monumental de un Consejo de Administración que cada día tiene más voces en contra. Un final feliz permitirá que un equipo querido como el Bergantiños pueda elegir el campo municipal coruñés para un partido histórico.
El cumulo y repetición de errores hacen que la hinchada que nunca se rinde este triste y desolada. Son muchos los que se acuerdan de los tristes hechos acaecidos en el fraude moral de las pasadas elecciones, a la vez que se preguntan dónde está ahora el que decía estar al sol, y no a la sombra. Lo que está claro es que hoy en día este hombre está escondido. Podríamos seguir hablando de errores como el del vídeo de Peru, pero no da para más esta columna. ¡Que la Torre de Hércules los ilumine! 

Error tras error
Comentarios