Miércoles 20.06.2018
La Opinión de

Pase a la red (6)

EL HECHIZO DE AQUEL FÚTBOL

Hubo un tiempo en el que los futbolistas tenían cara de obreros. Se parecían más al panadero de tu barrio que al camarero del pub de moda. Eran incluso futbolistas con arrugas y torsos poco atléticos, hombres con rostros atravesados por grandes bigotes y melenas enredadas sin ninguna hora de peluquería. 

Pase a la red (5)

SENTIR Y CÓMO SENTIR

Hace una semana fue San Valentín. Un amigo muy socarrón que tengo desde hace mucho tiempo me dijo que su pareja le había achacado ese mismo día su falta de romanticismo, no por esa fecha, sino que aprovechando la onomástica en cuestión, generalizó para todo el mes, el año y “si mi apuras, Lemos,  para toda la vida”. Se le notaba a mi buen amigo, más que dolido, frustrado, y me confesó sin rubor que era su forma de ser y que así lo sentía. 

Pase a la red (4)

DE ENTRENADORES Y CABALGATAS


Se abren las puertas automáticas en el aeropuerto y aparece un hombre de tez negra, elegantemente vestido, empujando el carrito de las maletas y con una amplia sonrisa dibujada en su rostro, como si estuviese en la carroza navideña suplantando al rey Baltasar. No es él, es el rey ‘puesto’.

Pase a la red (3)

LA JERARQUÍA EN EL VESTUARIO

Lo recuerdo como si fuese ayer. Minuto 88, córner a favor ganando 1-0 al todopoderoso Getafe y los tres puntos un gran paso hacia la salvación. Mal lanzamiento y contraataque -hoy en día diríamos transición- brutal. Yo estaba al rechace y replegué como quien va a misa cuando eres niño; te llevan y tienes que ir. A mi lado pasó un compañero que rondaba los 35 años (once más que yo) como cuando pasas del final de la cena a la primera copa, con verdadera ansiedad. Llegó al punto de penalti de nuestro campo y abortó un pase atrás que tenía pinta de gol cantado y que estaba envuelto en aroma de descenso. Poco después llegó el final y en el vestuario, donde el protagonista de la acción salvadora y yo nos cambiábamos hombro con hombro, nos felicitábamos por la victoria. Al rato, el experimentado compañero se acercó a mi oído y, en un tono suave que se coló hasta mi bulbo raquídeo, me dijo: “Lemos, mi hijo come de esto, así que, cuando haya que replegar, tú, por lo menos, a mi altura". Me dejó tocado, me dolió y me hizo pensar mucho aquella noche. Con ese compañero compartí siete temporadas y cuando tocaba replegar lo buscaba con la mirada. Nunca jamás le gané en un repliegue, pero tampoco lo perdí.

Pase a la red (2)

Jamás he entendido el fútbol como un trabajo. Jamás. Las pasiones no tienen obligaciones y para mí, el fútbol es eso, una pasión. En ninguna actividad en toda mi vida he sido más feliz que jugando al fútbol, incluso cuando el juego y el resultado traía sinsabores y decepciones pegadas en los tacos de las botas o cuando un mal desenlace te llenaba el domingo y media semana posterior de desasosiego y preocupación. 

Pase a la red (1)

En el fútbol cabemos todos, de fútbol opinamos todos y el fútbol es universal.

Artículo destacado

Pase a la red (7)

A los entrenadores nos cuesta reconocer las virtudes de nuestros ‘colegas’,  pero les llamamos para que nos hablen de los rivales que nos vamos a encontrar. La inmensa mayoría nunca son favoritos en sus partidos, y además se encargan de que se sepa durante toda la semana y durante toda la temporada. Algunos tienen una idea de juego y otros juegan a tener una idea…
Lo más