Viernes 16.11.2018

Miedo

Como está el fútbol patrio. Ver para creer. Si echan un vistazo a la élite (Primera División) se nota tensión por todos los lados. El Real Madrid despide de malas maneras a Julen Lopetegui, la corrupción sigue sembrando el pánico en los órganos federativos, Javier Tebas se enfrenta a los poderosos para llevar la Liga fuera de nuestras fronteras por el vil metal... En fin, que parece que estamos volviendo a una etapa que creíamos pasada en la que los que mandaban en los clubes españoles hacían lo que les salía del forro de su capricho y se gastaron lo que no tenían, aunque la mayoría se fue con los bolsillos llenos de su paso por los sillones presidenciales.

¿Y el Depor? Pues que, al margen del resultado final, le falta sacudirse el miedo a perder. Jugar a no hacer daño no siempre es fructífero, porque si Natxo mete una marcha más, o se muestra más ambicioso ayer en el estadio de Gran Canaria, se lleva el partido de calle.

A medida que vemos rivales, o aspirantes al ascenso, cada vez tengo más claro que el Depor es muy superior a ellos. La UD Las Palmas tardó 49 minutos en tirar a puerta, aunque lo hizo con un pepinazo que acabó en gol y al que Dani Giménez poco pudo hacer para evitarlo.

Los blanquiazules sacarían más petróleo si fuesen a por el partido desde su comienzo y apretasen las clavijas a su adversario. El miedo a perder, a la vista de los primeros 45 minutos, no lo tuvo el Depor solamente, sino también el equipo isleño. Así, que cuando se instala ese pánico a irse de vacío, estaba claro que el primero que golpeara se iba a llevar el gato al agua. Menos mal que en el tiempo de descuento la fortuna, por una vez, fue deportivista.

Miedo
Comentarios