miércoles 25/11/20

El mandamás del fútbol profesional

Cada uno es muy libre de hacer lo que le venga en gana, incluso aquellos como Javier Tebas, presidente de la Liga Nacional de Fútbol, que siempre que puede y le dan la oportunidad demuestra su falta de escrúpulos con tal de sacar a flote su negocio. No le importa pisotear, menospreciar o hundir si está en su mano a cualquier miembro de la LFP si con ello se asegura poder seguir cobrando los dividendos. Así lo demostró con el Deportivo, un club al que le privó de bajar por méritos propios o tratar de salvar la categoría disputando la última jornada en igualdad con el resto de los implicados en el descenso.

Tebas también demostró que el poder que ostenta se puede comprar. Tanto es así que tiene en nómina a los mejores abogados de Madrid y también a ex altos cargos en distintos ámbitos, como lo es el que fuera ex número dos del Cuerpo Nacional de la Policía, que con sólo descolgar el teléfono es capaz de que la Comisaría Central de Madrid enviara a dos inspectores para detener a Álex Bergantiños y meterle el miedo en el cuerpo en plena crisis del ‘Caso Fuenlabrada’, que quedará en los anales de la historia para vergüenza del fútbol profesional por todo lo que significó.

Pero la golfada del mandamás de la Liga, que cada día pierde más potencial a nivel europeo y ello le hace poner en peligro su negocio, ha quedado de momento impune por obra y gracia de Irene Lozano, presidenta del Consejo Superior de Deportes. Eso sí Tebas premia a sus medios amigos.

Comentarios