martes 07.07.2020

Gana el Depor y anoche no hubo adoración

Gana el Depor y anoche no hubo adoración a Hêphaistos, que en la mitología griega era el dios del fuego. Así es el fútbol. El año pasado en esta misma fecha el equipo coruñés nos amargó el Xan Xoán, al no lograr el ascenso en su partido en Mallorca. Ello provocó meses después la caída del consejo de administración, además de un deterioro importante en la calidad de la plantilla que nos llevó a estos días, el estar disputando el ser o no ser en la categoría de plata del fútbol español.
Pues bien, los de Fernando Vázquez rompieron la racha negativa de seis jornadas sin conocer la victoria en un momento crucial. El duelo de Elche era una de las primeras ocho finales que restan por disputar, cualquier cosa menos perder hasta lo daríamos por bueno. Pero mira por donde en el primer disparo a puerta después de 65 minutos, Hugo Vallejo ponía el partido de cara. Alguno hasta se pellizcó y no era para menos. El Depor jugó con diez desde el minuto 30. Una expulsión tan absurda como tan justa de Gaku, por una entrada sin mucha explicación, ponía las cosas muy cuesta arriba al equipo blanquiazul, ya que en la primera parte ‘residió’ en su propio terreno de juego encomendándose a Dani Giménez. Lo del nipón nada que decir, que llegaba al Depor como un refuerzo de ‘primera’ y se le sigue esperando.
El Elche, tan sorprendido como todo el deportivismo por el gol en contra después de que hubieran sido ellos los únicos que generaban ocasiones, quedó ‘tocado y empezó a volcarse sobre el área de los coruñeses, pero con poco acierto de sus delanteros y mucho por parte del guardameta blanquiazul. Así que visto lo visto, merecida victoria de los de Fernando Vázquez, que ojalá sirva para serenar ánimos y darse cuenta de que su nivel es muy parejo al de sus adversarios. Deben ser conscientes de sus limitaciones y aprovechan sus recursos en favor de el juego colectivo. Es clave.

Gana el Depor y anoche no hubo adoración
Comentarios