Domingo 27.05.2018
Andrés Ríos
17:17
05/11/17

EQUIPO

Quien gestionó administrativamente la contratación de la portería ya puede estar contento, feliz de la muerte. No dio una, un desastre en toda regla. No es que sea todo el mal del Depor en los últimos tres años deportivamente hablando, pero es que no se acierta ni queriendo.

El Atlético de Madrid se llevó un triunfo de lo más injusto de Riazor, de esos que dices que en fútbol no siempre gana el mejor. Porque el que puso entrega, compromiso y lucha fue el Depor. Hacía muchos años que no utilizaba esas tres palabras (entrega, compromiso y lucha), pero fue lo que exhibió el equipo blanquiazul ayer ante los rojiblancos.

Un pobre Atlético ganó a un buen Depor, que hizo uno de sus mejores partidos en Riazor, pero que pagó no tener portero

El problema es que los locales están cojos en el once, no hay un portero que esté a la altura para estar bajo los palos. El gol a balón parado puso de relieve que un guardameta ayuda a sumar puntos, pero Pantilimon ni eso. Así que bueno sería que el responsable de fichar, junto a sus asesores personales o amigos, se vayan de cañas. A ver si en esa ocasión se equivocan y acaban encontrando un portero que pueda ayudar al equipo a mejorar, porque la racha ya es para plantearse un cambio real del que tiene la responsabilidad en estos menesteres.

Al margen  de esas pequeñeces, yo creo que el Depor ganó mucho ayer pese a la derrota. Me gustó la actitud del equipo, que hacía mucho tiempo que no se veía en Riazor. El tándem Parralo-Manjarín está consiguiendo que se juegue en bloque, que se presione arriba, que haya repliegue y sobre todo que haya solidaridad. Los blanquiazules hicieron más pequeño al Atlético, por eso duele tanto perder así.