Miércoles 20.06.2018
Andrés Ríos
17:07
13/03/18

Entrenadores con nervios

Madre mía la que montó Paco Jémez al término del partido en el que su equipo perdió 0-2 con el Villarreal. Las Palmas, rival del Depor el sábado en Riazor, se juega al igual que los locales prácticamente todas sus opciones para mantener la categoría.

Entrenadores con nervios

Lo que quedó patente es que cuando hay tanto en juego los nervios afloran. Pobre del periodista al que se le ocurra cuestionar el trabajo del técnico. Te salta a la yugular si preguntas algo que no le gusta y vas listo si te tiene anotada la ‘matrícula’ por haber vertido alguna crítica anterior. Por eso, a nivel personal, marco las distancias. Si no le gusta lo que pregunto o escribo, pues ya sabe lo que tiene que hacer.

Es notorio que Paco Jémez es de fuerte carácter. Siempre se dijo que estuvo en la órbita del equipo blanquiazul. Tanto sonó su nombre que la llegada de Gaizka Garitano supuso una decepción, ya que los aficionados blanquiazules no llegaron a entender el fichaje del vasco.
Clarence Seedorf también lanzó una ‘puya’ a un compañero en el último partido de Liga. Cada uno le da la importancia que quiera darle, pero el profesional de la información no suele tener la piel fina para quejarse de malas contestaciones a preguntas lógicas. Los técnicos que pierden los papeles en la sala de prensa pagan su impotencia con el periodista y se retratan ellos solos. 

Entrenadores con nervios