lunes 21/9/20

Enganchados mientras haya dinero

No hay ninguna duda. Javier Tebas gobierna con mano firme la patronal del fútbol español. Cuando hablo de ‘mano firme’ me refiero a que es con la que usa para rubricar los talones, ni más ni menos. Así quedó demostrado en la reciente asamblea de la Liga Nacional de Fútbol Profesional (LNFP), en la que de los  43 clubes que votaron sólo hubo dos en contra y dos abstenciones al informe económico. El resto aprobó con total respaldo los números que dio Tebas. 
El presidente de la Liga, una vez más, sacó pecho del respaldo que tiene de los clubes, ya que es consciente de que mientras ‘alimente’ las arcas de las maltrechas economías de estos sus problemas serán mínimos y, para colmo, se dio un baño de poder, a pesar de la enorme negligencia cometida en el llamado ‘caso Fuenlabrada’.
Algunas entidades, no en el caso del Lugo claro está, mostraron cierto malestar con la gestión, pero todas lo dieron por bueno por que la presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Irene Lozano, pasó por alto un grave delito contra la salud pública. Es decir, que si el mismísimo Gobierno avala semejante irresponsabilidad eso evidencia que el poder de Tebas es indiscutible.
Javier Tebas, además, también informó de nuevos ingresos para las arcas de la Liga que, como es lógico y normal, repercutirán en los clubes. El presidente del fútbol profesional no se anda por las ramas y por eso continúa fichando trabajadores que cuiden sus intereses en el organigrama de la organización. Mantener el negocio del fútbol en unos niveles altos es su gran objetivo, así que no regatea esfuerzos en contratar profesionales en cada ámbito con influencias en sus cometidos, como por ejemplo el que fuera ex número dos de la policía, ilustres juristas e incluso familiares directos de personas con capacidad de decisión en el CSD o la Real Federación Española de Fútbol. Todo atado y bien atado.

Comentarios