viernes 06.12.2019

Pelea

 
 
El fútbol anda a palos. Dos púgiles bien definidos, en uno de los rincones está Javier Tebas (peso pesado de la patronal futbolística) y en el rincón adversario Luis Rubiales (que pilló el testigo federativo de Ángel María Villar, con la única diferencia que le va más la marcha). ¿Cuál es el problema de fondo? El dinero, lo miren como lo miren se trata de saber quién de los dos dirigentes la tiene más larga. El ego del balompié personificado. Tal cual.
Tebas se hizo poderoso en el fútbol profesional. Llegó al poder de la patronal apoyado por los equipos pequeños y a lo largo de su trayectoria fue creciendo, gracias a vender todo lo habido y por haber en los derechos de imagen de la Liga, tanto de Primera como de Segunda División, después de haber firmado un convenio con la Federación.
Pero ocurre que ahora Rubiles reclama que el acuerdo de antaño caducó, así que quiere un buen trozo del pastel económico y dice que de jugar el viernes y lunes, nada de nada. Hoy un juez tendrá que pronunciarse. Así que Tebas, que alimenta buena parte de los presupuestos de los clubes en derechos de televisión, está obligado a ceder un cachito de la tarta económica a Rubiales y eso repercute económicamente en los clubes, que llevarán un poco menos. La pelea sigue.

Pelea
Comentarios