sábado 19/9/20

Un club que nunca llegó a caminar solo

Un amable lector me recuerda que el principal mal del Depor ha sido en las últimas temporadas el no haber fichado en condiciones, ya que en su momento el club no ha gastado en tener un buen y acreditado profesional para la secretaria técnica y ello lo estamos pagando muy caro al haber caído fuera del fútbol profesional.

También me cuenta que en la época dorada del Depor, la etapa de Lendoiro, era todo más fácil. El club tuvo dinero con las televisiones y fichar resultaba cómodo. Tener de mano a dos o tres buenos agentes, que ofrecían futbolistas al mejor postor y la entidad blanquiazul era una de ellas. Bien es cierto, dice el escrito, que el expresidente blanquiazul como hombre de fútbol conocía muy bien el mercado.

Claro que cuando a Lendoiro se le acabó el dinero, con la deuda creciendo, el equipo fue perdiendo potencial hasta caer a la Segunda División. La situación económica del Depor se hizo insoportable, tanto que no quedó más remedio que entrar en concurso de acreedores, que por cierto lo llevó el despacho de Javier Tebas. Así salió.

Lendoiro salió de aquella manera, aunque hizo amago de presentarse, pero las puertas de los principales acreedores del club no lo veían con buenos ojos. Así que se inició la etapa de Tino Fernández, cuya prioridad fue frenar la caída económica (en banca rota), pero deportivamente no le acompañó la suerte. Además, socialmente se abrió una gran brecha entre el club y una parte importante de la afición, debido a la gestión del ‘caso Jimmy’. Así las cosas,, Tino optó por abandonar la presidencia y dar paso a Paco Zas, que mejoró lo que había pero también decidió hacerse a un lado. La llegada de Fernando Vidal abre una nueva etapa, la principal buscar ‘la paz social’ y tratar de llevar al Depor a buen puerto. Lo único positivo de todo es que el club siempre ha tenido pretendientes. Valientes. 

Comentarios