Imprimir

Luis César: “No somos ni de broma un equipo de una sola victoria en 14 partidos”

DXT Campeón | 06 de noviembre de 2019

El técnico, posando en las instalaciones de Abegondo para este diario  | patricia g. fraga
El técnico, posando en las instalaciones de Abegondo para este diario | patricia g. fraga

Metódico y trabajador, Luis César Sampedro (Vilagarcía de Arousa, 1966) llegó con el Deportivo en alerta, una situación de urgencias en la que sigue sumido el equipo, si bien el técnico considera que están atajando los problemas y confía en que este domingo a las 12 ante el Elche llegue el ansiado segundo triunfo del curso. Plantel, cuerpo técnico y afición lo necesitan para salir de ese círculo vicioso.

Dijiste el otro día, tras el partido ante el Fuenlabrada, que había mejoría y que solo te íbamos a creer si conseguíais ganar ¿Cuánto más tiene que mejorar el Deportivo para lograr una victoria?

Cada partido te da un material abundante para tú observar, cotejar y establecer siempre durante la semana planes de actuación para que el equipo evolucione por donde tú quieres. Pienso que estamos defendiendo cada vez mejor, lo compruebo con un dato muy básico y muy simple: si tu portero participa mucho en el juego es que algo estás haciendo mal, aunque dejes la portería a cero. No me gustan los equipos en los que su portero es su artista principal una semana sí y otra también. Pienso que en los dos últimos partidos en eso hemos estado correctos, no hemos concedido en exceso. Pero creo que no hemos avanzado lo que yo esperaba en otra fase del juego, en la que tú tienes el balón o se lo quitas al contrario y tienes que atacarle a diez futbolistas que están enfrente esperándote. Cada partido siempre es distinto, cada empate lo es, cada derrota también. Cada partido tiene su sello particular y toca reforzar los apartados con el balón que no van como yo quiero.

Tenemos que tratar de mejorar nuestra fase ofensiva, que no es la idónea

Ese equilibrio que falta, al mejorar atrás y el no ser más incisivos arriba ¿a qué se debe? ¿Por qué le está costando tanto al equipo generar?

Una cosa está clara, no estamos contragolpeando ni atacando bien. El otro día tuvimos situaciones de contragolpe que vimos ayer (por el lunes) en el vídeo, en las que nos paramos. Tenemos que mecanizar ciertas cosas, pedir ciertos movimientos a nuestros futbolistas para que podamos llevar el balón a la portería con claridad y en eso estamos. Al final cada partido te da una información, observas por qué no llegaste a la portería las veces que tú tenías previsto, y a partir de ahí estableces planes de actuación, de entrenamiento, modificas alguna cosa... Siempre se trata de perfeccionar o pulir todo lo que ves que no te gusta. A mí hubo muchas cosas el otro día con balón que no me gustaron y esta semana ¿qué tengo que hacer? Entrenarlas. El partido me ha dado una información importante para tratar de mejorar eso, nuestra fase ofensiva, que no es la idónea.

A estas alturas ya, con un tercio cumplido de la temporada, ¿cuánto puedes tratar de inculcar tú tu idea de juego o cuánto te tienes que amoldar ya a los rivales y simplificar?

No es una cuestión de tiempo, esta semana tenemos que atacar y hacer mejores contragolpes que el otro día. Cada semana es distinta, tienes que incidir en unos apartados del juego que no van bien. Obviamente tenemos en cuenta al rival, cada uno tiene una forma de jugar diferente. El Elche juega distinto al Fuenlabrada, el escenario es distinto, jugamos con nuestra gente y espero un partido totalmente distinto al del otro día. Tanto por nuestra parte como por la del rival.

En los dos últimos choques estuvimos correctos, no concedimos en exceso

Hablando de Riazor, de ese escenario diferente, en sala de prensa aseguraste que ves al equipo más preparado para volver a Riazor que cuando jugó contra el Málaga ¿En qué notas que lo está?

Lo noto porque es nuestro segundo partido de liga (en casa) y la primera semana faltaban ocho (jugadores), la segunda semana llegaron cinco faltando tres días para ese envite en Riazor y jugaron muchos que llevaban dos entrenamientos y medio con nosotros. Por pura lógica estamos mejor preparados. Llevamos dos semanas entrenando con la plantilla al completo y bien, ya solamente por eso... Ahora llegamos a Riazor con veintipico entrenamientos. Por eso pienso que estamos más preparados, porque somos más y tenemos más entrenamientos.

¿Y mentalmente mejor?

Pienso que también mejor, lo que ocurre es que mientras no ganemos tenemos una losa encima, una mochila emocional que tenemos que bajar cada partido porque nos pesa. Cada partido sin ganar hace que pese unos gramos más y tenemos que sacárnoslos de encima ¿Cómo la vamos a vaciar? Con una victoria, pero no podemos obsesionarnos con la victoria, sino con el proceso que nos va a llevar a ella. No decir “hay que ganar el domingo como sea”. No, hay que entrenar todo lo mejor que sepamos para que ese triunfo se produzca. Poner el foco en el día a día, en el esfuerzo, en la preparación del partido y eso nos va a llevar a ser mejores en el campo y, si somos mejores en el campo, estaremos más cerca de que se cumpla el partido que queremos y de ganar al siguiente rival. A día de hoy parece que ganar un partido es una odisea, es verdad, sí. Visite quien nos visite o vayamos a donde vayamos somos un poco escépticos, todos los que vemos el Deportivo pensamos que va a costar mucho ganar. Se va a cambiar y ganaremos y la racha se terminará y puede hacerlo de muchas maneras, jugando bien o incluso a veces jugando regular. Tenemos que tratar de jugar lo mejor posible para ganar, no podemos esperar a hacer un partido rácano y soso y que el rival se equivoque mucho y que a través de las equivocaciones del rival encontremos la victoria. Nosotros tenemos que pensar que el rival no se va a equivocar mucho, que va a hacer las cosas bien y nosotros hacer las cosas lo mejor que sepamos y para eso tenemos toda esta semana.

Mientras no ganemos tenemos una losa encima que hay que sacarse

¿Y cómo se inculca al jugador esa paciencia y confianza en el trabajo, cuando busca la inmediatez del resultado para rebajar esa ansiedad?

Nunca les digo a los jugadores que hay que ganar como sea, ellos saben que hay que ganar, pero sí incido en el trabajo que nos lleva a eso, a ganar. Claro que hay que ganar, estamos aquí para eso, nos contratan para ganar y estamos aquí para cosechar victorias, es pura lógica. Los jugadores no lo pasan bien, los jugadores no eligen sufrir. No es ni problema de actitud, ni de desidia, ni de apatía. Los jugadores sufren. Ninguna persona elige sufrir y nosotros estamos sufriendo porque no somos capaces de cosechar resultados positivos. Esta es una empresa de resultados positivos, nosotros tenemos que facturar puntos. Pero, ¿cómo se llega a eso? ¿Cómo sea? No, como sea no. Se puede ganar haciendo más méritos que el rival, que es en lo que incidimos, o cometiendo menos errores que el rival, se puede ganar de muchas maneras, nosotros pensamos ganar de la mejor, pensando que el Elche hará un buen partido.

Y llegas a la empresa de resultados de la que hablas tú por la que han pasado muchísimos entrenadores y donde ninguno ha tenido continuidad. De hecho, tú llegas tras el cese de Juan Antonio Anquela ¿No te da algo de temor el fichar por club así, en el contexto de una situación complicada, al margen de lo que supone, por todo lo que es, entrenar al Deportivo?

No, no pienso en eso. Tengo tantas cosas en las que pensar y preocuparme que no puedo pensar en eso. Al final las personas tenemos el foco de nuestro trabajo en lo que tenemos que hacer. No podemos estar pensando en una suposición de a dónde vine, dónde estoy, estar hablándome a mí mismo en un diálogo interno, negativo, que me lleve a distraer mi foco. Mi mente me habla muchas veces, me está hablando “una semana más sin ganar Luis”, pero no le hago caso. Pierdo una energía preciosa, me pongo de mal humor, triste o mi estado de ánimo no es el adecuado. No me escucho, porque mi mente es como la de todo el mundo y algunas veces me maltrata, como a todo el mundo. La gente piensa que su mente es su amiga y es mentira. La mente no es amiga de las personas, forma parte de ti pero a veces es tu enemiga, por eso hay enfermedades mentales. Yo con mi mente hablo muy poco, no le consiento que me maltrate y a veces lo intenta, evidentemente, porque me pone en el peor de los escenarios, “¿y si no gano, y si pierdo?”... A los futbolistas les pasa igual.

Hay que pensar que el rival no se va a equivocar en y hacer las cosas bien

¿Y les estáis encauzando para subsanar esos problemas a nivel mental?

Claro, para que no tengan esos diálogos internos maltratadores que intentan sabotearles la cabeza, que desaparezcan y que tengan la cabeza en la tarea y en el ejercicio que tienen que hacer, cuando atacan, cuando defienden y no estar pensando “¿y si pasa aquello?” porque al final estamos jugando a la deriva, con el foco atencional torcido, y cuando uno juega así lo más normal es que el partido se tuerza. 

Esa situación, ese “barro” que tú decías que ya habías vivido en otras ocasiones, es un contexto nuevo para muchos futbolistas ¿Cómo se sale de él? ¿Quema el balón?

Quema un poco de todo. Los chicos psicológicamente están dañados, no contaban con estar ahí. Está siendo una experiencia dolorosa para ellos pero será maravillosa para el futuro. Tenemos que salir de este círculo. No somos un equipo que por potencial sea de una victoria en 14 partidos, no lo somos, ni de broma. Va a cambiar y tenemos que cosechar victorias y las vamos a cosechar ¿No estamos dando el nivel? Claro que no, por eso estamos aquí abajo, pero va a cambiar esto, estoy seguro y evolucionar defensivamente, como creo que lo hemos hecho, y evolucionar ofensivamente y seremos mejores. 

No es un problema ni de desidia, ni de apatía, el jugador sufre

¿Consideras que el equipo debería de haber un líder? Por ejemplo, sorprende que un jugador tan joven como Mollejo de tan solo 18 años esté mostrando esa personalidad en el campo...

Creo que el líder arrastra a los demás por su compromiso y por sus hechos, no porque hable más alto o menos alto. Creo que los líderes son los que con sus actos generan un rebaño detrás, creo que tenemos líderes en el campo, pero es que el equipo es el que nos va a hacer mejores a todos, no el líder. Si el equipo funciona, si es un reloj coordinado, ese equipo va a funcionar mejor y si funciona mejor el valor de cada jugador del Deportivo va a subir. Hoy somos todos malos porque vamos los últimos, porque la clasificación dice que eres el último. Si mejoramos todo todos aumentarán su valor y lo que tenemos que tratar es de ser un buen equipo, que ataque bien, que sea creativo, que defienda bien y que sea mejor equipo en los partidos. Todo eso nos va a hacer mejores en los partidos. La autoestima aumentará, la opinión pública empezará a decir que somos un poco mejores y ese es el camino. Centrarnos en lo que está en nuestra mano, del cielo no cae nada, salvo la lluvia y es para mojarte. Estoy preparando la semana pensando que el Elche va a hacer un gran partido y nosotros tenemos que hacer un buen partido para ganarles. Quiero a través de nuestro trabajo ser mejor que el rival y a partir de eso ganar al Elche para que cuando acabe la opinión pública diga “tres semanas sin perder y tenemos la segunda victoria de la temporada” que es de lo que se va a hablar, supongo, no lo sé. Tampoco me preocupa, mi foco es hoy el entrenamiento, mañana en qué apartados del juego incido que no me gustaron en Fuenlabrada, con qué jugadores mezclo las líneas, del medio, de los delanteros, cómo sustituyo a Bóveda, defensivamente ser una roca, que no me hagan daño en el balón parado, a ver si meto ya de una vez un gol a balón parado al rival... Esto es lo que me ocupa, no puedo centrarme en nada más, sino pierdo el tiempo y sería un hombre a la deriva, un entrenador sin motor, con los brazos caídos, sin rumbo y no soy ni quiero ser una persona sin rumbo.

Con el VAR podemos estar más tranquilos
A pesar de que algunos técnicos se han manifestado en contra del videoarbitraje y existe mucha controversia en torno a él por algunas de sus decisiones el técnico arousano cree que está ayudando a que el fútbol sea más justo.

Algunos entrenadores se han mostrado contrarios al uso del videoarbitraje. Al margen de lo que le haya podido dar o quitar al Depor, ¿qué opinas de este sistema?

Creo en un fútbol justo, quiero pensar que el VAR siempre interviene de la misma manera y que está activado en todos los partidos. Había unos elementos en el fútbol hasta este año que eran elementos condicionantes del rendimiento que no estaban en nuestra mano, que eran los errores arbitrales. Creo que poniéndonos el VAR podemos vivir más tranquilos todos. Las reglas son para todos, yo estoy contento de que haya VAR. Muchas veces hemos escuchado eso de “al final de la liga los errores (arbitrales) se equilibran” es un tópico muy arraigado. Sí, pero mientras no se equilibraron (los fallos) a lo mejor ese equipo las pasó canutas o ese entrenador que empezó en un equipo lo echaron y después cuando se equilibran es con otro entrenador y ya el equipo lucha por otras cosas. Y eso es porque en un momento dado estuvo dañado por los resultados, por los errores arbitrales y no puede alcanzar las cotas que esperaba porque le faltan ‘x’ puntos y tiene que, en vez de luchar por el ascenso, hacerlo por el octavo puesto. Si hubiese VAR seguramente muchos entrenadores no habrían sido destituidos. 
Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/deportivo/luis-cesar-somos-ni-broma-equipo-sola-victoria-14-partidos/20191106185418043551.html


© 2019 DXT Campeón

DXT Campeón
Primer Diario Deportivo de Galicia, todos los días en tu kiosco desde 1995